Información sobre vivienda y economía

Guía rápida sobre las energías más verdes: cuántos tipos hay, cómo se consiguen y para qué se utilizan

Creative commons
Creative commons
Autor: Redacción

El concepto 'energías renovables' está a la orden del día, incluso en los temas de conversación cotidianos. Y en esta ocasión queremos repasar cuáles son las más verdes, sus ventajas y para qué se utilizan.

Antes de entrar a describirlas, conviene recordar que las energías renovables provienen de fuentes naturales como el sol, el viento, el agua y plantas que son prácticamente inagotables. Esto significa que cualquier fuente de energía sea considerada "renovable" no puede agotarse, ya que suelen renovarse con frecuencia (dentro del promedio de la vida humana) y de forma natural.

Las energías verdes o limpias deberían ser sinónimo de energías renovables, es decir, fuentes que no emiten gases de efecto invernadero u otros contaminantes. Sin embargo, en realidad, hay diferencias en el uso de ambos conceptos. Las energías limpias se refieren a las fuentes de energía que tienen poco o ningún impacto medioambiental (emisiones), mientras que las energías renovables se refieren a la disponibilidad de estos recursos y la frecuencia con la que se renuevan. Así pues, todas las energías verdes son renovables, pero no todas las energías renovables son verdes. 

Repasamos las cinco energías renovables limpias más destacadas:

1. Biomasa

La biomasa proviene de plantas y animales. A menudo, se quema como combustible para calentar edificios. Esta fuente de energía se presenta en varias formas diferentes:

  • Gas de vertedero y biogás: a medida que las bacterias comienzan a descomponer la basura en los vertederos, producen biogás compuesto de metano y dióxido de carbono. El gas producido es muy similar al gas natural y puede quemarse para generar electricidad o usarse como combustible.

  • Etanol: este alcohol transparente e incoloro se produce con la fermentación de azúcares. Hoy en día, el etanol se usa como combustible, incluida la gasolina que alimenta tu automóvil.

  • Biodiésel: se elabora a partir de aceite vegetal y grasa animal y, con frecuencia, sustituye al combustible diésel tradicional a base de petróleo.

  • Residuos sólidos urbanos: también conocidos como basura; esta forma de biomasa se quema para generar electricidad.

2. Solar

La energía solar tiene una amplia variedad de alternativas de aprovechamiento. La más conocida supone la implementación de paneles solares fotovoltaicos, que generan electricidad para alimentar casas o chalés o, dentro del ámbito industrial, fábricas y talleres, entre otros.

La energía solar, además de ser renovable, es limpia, ya que su disfrute no conlleva la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Otra de sus ventajas es que la instalación de placas solares te permite autoabastecerte de energía y reducir lo que pagas en la factura de la luz. Si eliges la modalidad excedentaria, también podrás vender la energía que tú consumas directamente a la red eléctrica.

En España, la generación de electricidad a partir de energía solar alcanzó su cifra récord en 2020, representando el 5,5% del mix renovable en nuestro país.

3. Eólica

Aunque técnicamente es una fuente de energía en sí misma, el viento es en realidad un subproducto de la energía solar. La superficie de nuestro planeta se calienta de manera desigual, lo que da lugar a la energía eólica.

Hoy en día, hay dos usos principales:

  • Turbinas de viento: estos gigantes blancos salpican el campo y otras áreas elevadas, y utilizan la energía cinética del viento para hacer girar las aspas del ventilador, que alimenta un generador de electricidad.

  • Molinos de viento: los agricultores todavía utilizan esta antigua forma de energía renovable para bombear agua para el ganado y otros usos con poca demanda energética.

4. Hidroeléctrica

La energía hidroeléctrica se basa en la energía cinética del agua que fluye y la transforma en electricidad a través de turbinas giratorias ubicadas en un entorno con agua en movimiento.

  • Energía hidroeléctrica de bajo impacto: esta forma de energía hidroeléctrica representa la generación de electricidad sin un impacto significativo en el medioambiente.

  • Energía hidroeléctrica a gran escala: aunque la energía hidroeléctrica no emite, directamente, gases de efecto invernadero, algunas infraestructuras de generación de electricidad producen algunas emisiones. Además, las plantas hidroeléctricas que operan a mayor escala pueden afectar a la migración de peces, la temperatura del agua, su química, el flujo de los ríos, etc.

5. Geotérmica

Las bombas de calor geotérmicas pueden calentar, enfriar y proporcionar agua caliente a los hogares transfiriendo energía térmica hacia o desde la tierra.

Esta antigua fuente de energía viene en forma de energía térmica desde el interior de la propia Tierra. Históricamente, los humanos han usado aguas termales para bañarse, y todavía las utilizamos hoy. Sin embargo, con el tiempo, hemos descubierto tres formas adicionales de utilizar la energía geotérmica:

  • Bombas de calor geotérmicas: aproximadamente a 3 metros debajo de la superficie de la Tierra, las temperaturas están constantemente entre 10 y 12 grados. Los científicos han aprendido a utilizar esta constante con bombas de calor, que enfrían las casas durante el verano y las calientan durante el invierno.

  • Plantas de energía geotérmica: la energía térmica de la Tierra hierve agua para crear vapor, que hace girar turbinas que producen electricidad. Es similar a una central eléctrica de carbón, pero funciona con el calor de la Tierra en lugar de quemar combustibles fósiles.

  • Calefacción comunitaria: el agua caliente de las fuentes termales naturales se bombea hacia los edificios para proporcionarles calor.

Con suerte, esta introducción a las energías renovables fue lo suficientemente detallada como para permitirte hacerte una idea más exacta de lo que son y de sus implicaciones en términos ecológicos. Esperamos que ahora comprendas mejor de dónde proviene la electricidad que consumimos y, lo más importante, que no toda la energía renovable es energía verde. Esto es especialmente importante si estás buscando fuentes de energía que reduzcan tu huella de carbono en el medioambiente.

En este sentido, dentro del amplio espectro de energías renovables, la energía solar es una de las más eficientes y limpias, además de ser una de las más accesibles en la actualidad, tanto por su bajo coste de instalación como por la posibilidad de amortizar la inversión mediante el autoconsumo y la venta del excedente a la red eléctrica.

Descubre en idealista/energy cuánto puedes ahorrar instalando paneles solares en el tejado de tu casa.