Información sobre vivienda y economía

Guía básica para realizar una reforma en casa

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Artículo escrito por Sandra Barañano, directora técnica de Cuida Tu Casa

La crisis del covid-19 ha generado grandes cambios en lo que hasta el momento considerábamos vida cotidiana. La pandemia nos ha obligado a teletrabajar, lo que supone convertir nuestro salón de casa en una oficina cómoda desde la que poder trabajar y atender videoconferencias; las restricciones nos impiden salir de casa a determinadas horas, convirtiéndose así en la alternativa a los lugares de ocio… Pasamos más tiempo en casa que nunca y eso ha despertado, inevitablemente, las ganas de realizar reformas en nuestros hogares.

Sin embargo, en muchas ocasiones, aunque nos planteamos realizar reformas y “dar un soplo de aire fresco” a nuestras casas, no llegamos a hacerlas. Es frecuente pensar en la lentitud con la que posiblemente nos den un presupuesto claro y justificado; dudar si nos gustará el resultado o no; pensar en la planificación de la obra o si acabará durando más tiempo del estipulado inicialmente; el precio... Pero todas estas preocupaciones pueden esfumarse si atendemos a esta guía básica para realizar reformas.

La desconfianza es el principal motivo de que el 45% de los proyectos de reforma que se realizan se acaben retrasando más de tres meses y de que casi un 30% acaben siendo desestimados. Y para conseguir unas reformas de calidad, es muy importante confiar en los profesionales que las van a realizar.

¿Qué quieres hacer?

Para encontrar la manera idónea de hacer las reformas, encontrar a los profesionales adecuados y que no haya confusiones, hay que tener claro qué se quiere hacer y cuál es el resultado que se busca. De esta manera evitamos perder el tiempo.

Por otro lado, es frecuente acudir a profesionales recomendados por familiares o amigos, pero puede que esas referencias no sean válidas para lo que se busca. Por ello, lo mejor es ver fotos de reformas que la empresa haya realizado con anterioridad. También es posible visitar la página web o las redes sociales del equipo de profesionales y así ver los resultados, las opiniones de otros clientes…

Infórmate bien

Para realizar unas reformas en casa y que el resultado sea bueno es imprescindible informarse y asesorarse bien. El mundo de las obras puede resultar desconocido para muchos, pero para eso están los profesionales. Explícales bien cuál es tu idea, en qué parte de la casa será la reforma o si influye a todo el domicilio, cuáles son tus necesidades… Dependiendo de esa información te orientarán según lo que consideren que son las mejores opciones: materiales, tipo de obra… También debes informarte de posibles complicaciones que puedan derivar de las obras. 

Otro factor a tener en cuenta es el de los materiales que se van a usar en la obra. En este sentido, conviene que sean de calidad y cerciorarse de que los que se elijan sean los que se usen finalmente.

Es muy importante buscar apoyo también centros de construcción especializado, como las tiendas de cerámica y baño y las tiendas de materiales de tu ciudad.

No te quedes con la primera opción

Asimismo, es bueno comparar alternativas, hablar con varios profesionales… Y, ante la duda, elegir al equipo que mayor reconocimiento o experiencia tenga en el sector. De igual modo, sería recomendable contar con varios presupuestos, donde toda la información quede especificada y clara. De hecho, para el 72% de los clientes, conseguir este tipo de presupuesto es uno de los factores más importantes para elegir al profesional.

En el caso de que la reforma afecte a toda la casa pero no se disponga de suficiente dinero, puede hacerse por partes, adaptando las obras a las necesidades más urgentes.

El presupuesto no importa sólo para ver las condiciones económicas, sino para valorar garantías, compromisos, etc… que son muy importantes a la hora de cerrar el precio final.  En este sentido, no hace falta recordar el dicho de que lo barato puede terminar saliendo caro...

Implícate

Las reformas son proyectos muy personales. Por ello, hay que estar encima e implicarse incluso a diario para asegurarte de que la reforma transcurre según tus necesidades, y así evitar sustos y malentendidos cuando ya sea demasiado tarde.

Que nada quede en el aire

Por último, es importante asegurarse de que quede todo por escrito (condiciones, duración de la obra, pagos…) y de que la empresa reformista tenga un seguro. De esta forma evitarás problemas o responsabilizarte de asuntos que no deberías, en caso de que haya algún daño o accidente en la obra.