Información sobre vivienda y economía

Los 10 mejores consejos para afrontar una reforma

Habitissimo
Habitissimo
Autor:

Afrontar una reforma puede ser realmente estresante. Presupuestos, plazos, imprevistos… poco a poco van a ir surgiendo cuestiones que lo irán complicando todo. Por eso, conviene ser muy previsor y no empezar las obras sin haber seguido algunos consejos muy básicos ofrecidos por los expertos de Habitissimo.

Habitissimo
Habitissimo

Plantéate un presupuesto

Una obra de reforma puede llegar a ser como un pozo sin fin. Para no llevarte disgustos, lo mejor es elaborar un presupuesto y ajustarte a él. Evidentemente, siempre surgirá algo con lo que no habías contado, para afrontarlo, incluye una pequeña partida para gastos inesperados.

Define claramente el objetivo de la reforma

No es lo mismo la reforma del baño y la cocina que acometer obras para cambiar toda la distribución de la casa. Piensa bien en lo que necesitas o te gustaría hacer: más espacio de almacenaje, un lugar para trabajar, una vivienda de concepto abierto, una renovación total de suelos y revestimientos, etc. Ante todo, sé realista, recuerda que tienes un presupuesto que no dará de sí.

Habitissimo
Habitissimo

Busca profesionales

Merece la pena perder algo de tiempo para encontrar la empresa más adecuada para la reforma de tu casa. Debes fijarte no solo en el presupuesto, también en las garantías que te ofrezca, su profesionalidad y opiniones de otros clientes. Recuerda que a veces lo barato acaba saliendo caro y que en una obra de reforma puedes perder mucho.

Si es una reforma integral, conviene también que te asegures de que la empresa elegida cuenta con todos los profesionales necesarios. De esta manera, estarán perfectamente coordinados y los trabajos serán mucho más ágiles. Y muy importante: firma un contrato en el que quede todo bien especificado: obras, materiales, calidades y plazos.

Obtén todos los permisos

Seguramente la empresa que contrates ya te indicará si necesitas proyecto o algún tipo de licencia para la obra, si esta es de envergadura. Incluso en ocasiones pueden encargarse de su tramitación. Asegúrate en cualquier caso de qué permisos necesitas para poder realizar la reforma. En tu ayuntamiento te informarán.

Habitissimo
Habitissimo

Elige fecha

A veces no queda más remedio que coordinarse con la empresa de reformas, pero busca siempre una fecha en la que las obras te causen las menores molestias posibles, sobre todo si vives en la casa. Las vacaciones suelen ser un buen momento, ya que te permitirán seguir los trabajos más de cerca o dejar la casa vacía para que los operarios puedan trabajar sin obstáculos.

 Ten paciencia

Es inevitable, a lo largo de las obras surgirán un sinfín de imprevistos, así que debes afrontar siempre la reforma como una carrera de obstáculos y no desesperar cuando surja algún problema. Si la empresa contratada es profesional y tiene experiencia podrá solventar cualquier situación inesperada sin grandes problemas.

Habitissimo
Habitissimo

Haz caso de los profesionales

Tanto en el diseño de la reforma como en su acometida, puede que tú quieras cambios que no siempre sean posibles o acertados. El consejo es tener en cuenta lo que digan los profesionales. Si te aseguran que no es buena idea cambiar el baño de sitio es porque a la larga puede darte problemas, no por ningún capricho.

No te quedes con dudas

Sin embargo, que en un momento dado sigas los consejos de quienes realizan los trabajos, no quiere decir que aceptes sin más todo lo que te expongan. Si no estás convencido, pregunta todo lo que consideres conveniente y, si sigues dudando, siempre puedes solicitar una segunda opinión. Lo importante es que estés plenamente convencido de todos y cada uno de los aspectos de la obra.

Evita decisiones sobre la marcha

Tan nefasto como no resolver dudas es plasmarlas en cambios continuos e inesperados. Si la reforma está bien planificada desde el principio, no será necesario introducir modificaciones. En caso de hacerlo, recuerda que tal vez solo consigas retrasar los trabajos.

Sé optimista

Es inevitable, sobre todo en reformas de envergadura: a veces todo se te hará cuesta arriba. Pero piensa en el final y en que por fin vas a tener esa casa soñada. Cuando veas la obra darás por buenos todos los esfuerzos y te olvidarás de los inconvenientes.