Información sobre vivienda y economía

Una socimi dedicada al alquiler de pisos para estudiantes denuncia okupaciones en sus activos

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Gail Capital RE, socimi con una capitalización bursátil de 32 millones de euros y especializada en la gestión de apartamentos para estudiantes en España, ha repasado las consecuencias que ha dejado la pandemia en su negocio. Entre los principales efectos destaca la okupación de algunos de sus activos tras quedarse sin inquilinos, según cuenta la propia empresa y recoge La Información.

El vehículo de inversión controlado por el CEO de la compañía tecnológica Check Point, Gil Shwed, aclara que en una situación normal, Madrid y Barcelona son dos ciudades muy atractivas para los estudiantes extranjeros y destacan sus restaurantes, eventos deportivos, los bares, los mercados al aire libre… Pero el covid-19 y las restricciones de movilidad han cambiado la situación de muchas compañías. Entre las más afectadas se encuentran las relacionadas con el desplazamiento de personas. En este sentido, Galil Capital es una de la más perjudicadas al tener que romper el contrato con una compañía que gestionaba hasta 10 apartamentos alquilados a estudiantes norteamericanos.

En julio de 2020, los inmuebles fueron devueltos a la socimi al quebrar la empresa que los gestionaba. Inmediatamente después de producirse este hecho, dos de los pisos fueron okupados y hasta ahora uno de ellos todavía continúa en esta situación. Cabe destacar que  las propiedades en su portafolio están distribuidas entre Madrid y Barcelona, pero también cuenta desde este año con un activo industrial en Valencia

Además, la socimi también ha reconocido que ha tenido que modificar su modelo de negocio. De hecho, la gran mayoría de los pisos con los que cuenta en estos momentos los han traspasado al mercado del alquiler tradicional. Un movimiento que la compañía afirma que han realizado otros ‘players’ del sector. Además, en paralelo, el vehículo de inversión ha adquirido una propiedad industrial en Náquera, Valencia, a finales de abril. El recinto se articula en cinco módulos y se extiende por una superficie de 52.103 m2. El precio de cierre de la operación fue de nueve millones de euros, una cifra inferior a los 11 millones calculados en el proceso de tasación el mes siguiente.