Información sobre vivienda y economía

Coliving: una manera de colaborar, convivir…o de compartir gastos

Elworking
Elworking

Desde una perspectiva simple se podría definir el coliving como un espacio físico que agrupa vivienda y lugar de trabajo. También podríamos ampliar su definición diciendo que se trata de un producto que da respuesta a las necesidades actuales. Veamos cuales son las razones de la aparición de este nuevo concepto, que resumimos en las 6 C:

Crecimiento de hogares unipersonales

El modelo familiar que conocíamos hasta ahora se ha ido modificando en los últimos años. Los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), revelan que en la actualidad existen en nuestro país más de un 25% de hogares unipersonales, lo que representa casi 5 millones de viviendas donde sólo vive una persona. Es obvio que nuestro panorama social se ha inundado de “singles” (solteros, divorciados, viudas, etc.), y este fenómeno crece un 2% cada año.

Costes de la propiedad

La posesión de una vivienda, y su mantenimiento, tiene unos costes fijos que han ido aumentado de forma paulatina en las últimas décadas. España sigue siendo, dentro de la OCDE, el país con mayor proporción de hogares cuyos usuarios son propietarios, pero el actual nivel de costes nada tiene que ver con el de hace años. Las continuas subidas del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, las limitaciones a la deducción por compra de vivienda habitual, las diferentes tasas municipales, y los crecientes gastos de comunidad, han cambiado la realidad para los propietarios de vivienda. 

Comodidad

Las nuevas generaciones están dispuestos a pagar para que alguien haga aquello que les incomoda o les quita tiempo. El ritmo de vida actual y la inmediatez nos genera la necesidad, real o no, de priorizar nuestras tareas y obligaciones, delegando en otros aquellas cuestiones que no están en nuestra lista de prioridades. De esa manera nos centramos en lo que nos gusta, o debemos hacer, y no en aquello que nos desagrada o no podemos realizar.

Conexión

Hoy la tecnología está presente en nuestro día a día, nos pasamos horas frente a una pantalla de ordenador, y aunque esta herramienta nos conecta con todo aquello que deseamos, también nos aísla de las personas. La interacción humana necesita fomentarse a través de los espacios, ya sean de trabajo o de vida. Sin apenas darnos cuenta buscamos entornos físicos que faciliten esa conexión, y que generan ese sentimiento de comunidad y pertenencia, con personas que tienen nuestros mismos intereses o circunstancias.

Colaboración

Los últimos estudios realizados sobre la actividad profesional revelan que existe una progresión ascendente de autónomos en nuestro país, y se estima que para el año 2050 más de la mitad de los jóvenes querrá liderar su propio negocio. Una vez más la tecnología facilita que se pueda trabajar de forma remota, pero interactuar con otros es fundamental para evitar el aislamiento intelectual, y favorecer el crecimiento profesional.

Compartir

Se observa una tendencia clara a compartir servicios, cosas y lugares. Esto no sólo es más económico, sino también más responsable. Parece que las nuevas generaciones son más sensibles a los recursos limitados que tiene el planeta, y compartir es obviamente el camino para reducir el consumo de materiales y energía.

El coliving nace para dar respuesta a todas estas realidades, porque no suele haber una única razón para que surjan las cosas, normalmente siempre confluyen diferentes circunstancias. Estos entornos son mucho más que un lugar físico, donde las personas tienen su espacio privado  (cama y pequeña cocina) y disfrutan de espacios comunes (salones, terrazas, lavandería etc), ya que también se comparten experiencias y sinergias profesionales.

La gestión profesional de estos espacios resuelve muchas de las tareas diarias que nos resultan incómodas, y nos facilita servicios que de forma individualizada serían más caros, o no podríamos siquiera acceder.

Hoy ya es un hecho que estos espacios colaborativos, de vida y trabajo, tienen un público objetivo de profesionales nómadas, y ejecutivos itinerantes que pasan varios días a la semana en otras ciudades. Pero cada día se hace más evidente, y los estudios así lo demuestran, que los “singles” por debajo de los 65 años son las personas que más importe destinan al alquiler de vivienda.

Si además ponemos la mirada en la próxima década, observaremos como la generación del ‘baby boom’ en nuestro país, nacida en los años 70, llegará a la edad de jubilación con mucha energía y capacidad intelectual, ¿dónde crees que preferirán vivir? ¿en una vivienda solos?¿o en un ‘coliving’ dónde poder seguir ejerciendo su actividad profesional e intelectual en un entorno vital y colaborativo?.

Mónica es actualmente la directora de la proptech www.elworking.com, portal de búsqueda de Espacios de Trabajo. Licenciada en Económicas y con un máster en el IE, ha desarrollado su trayectoria profesional en empresas como PwC, Broseta Abogados o CBRE.