Información sobre vivienda y economía

Ser estudiante y vivir como en un hotel: el nuevo concepto de residencia universitaria

Autor: Redacción

Querrás volver a ir a la universidad sólo por vivir en esta residencia de estudiantes. La firma The Lofttown ha creado un proyecto de residencias de alto standing que acaba de abrir su primer gran establecimiento en el barrio de Gràcia (Barcelona) y busca ofrecer al estudiante, en un mismo espacio, todo el confort que necesita fuera de su domicilio habitual por 200 euros al mes y en un edificio sostenible: cuenta con un restaurante ecológico, gimnasio, autolavandería, solarium o zonas de ocio. Como si se viviera en un hotel.

Daniel Ferrer y Santiago de Cruilles de Peratallada han creado The Lofttown, recién estrenada el pasado 22 de julio con su primer establecimiento en el barrio barcelonés de Gràcia. Ferrer era project manager de una constructora antes de la crisis y se alió con Cruilles para lanzar originalmente Minerva Student Housing. Compraron la residencia de la calle Sèneca de Gràcia, e invirtieron 7 millones de euros para ponerla en marcha con un nuevo concepto. "La abrimos el 22 de julio y ya tenemos estudiantes, sobre todo extranjeros, que vienen a cursos de verano", celebra Ferrer.

La firma creará una sociedad para cada proyecto, a la que incorpora inversores diversos, como promotores inmobiliarios. Es el caso de Collblanc Student Housing, para una residencia en L'Hospitalet de Llobregat que esperan abrir para julio de 2019, con una inversión de 11 millones de euros.

Premium Student Housing, en el Paral·lel, es otra residencia donde preveían invertir 14 millones, pero, por su ubicación está restringido crear nuevas residencias en esa zona, debido al reglamento del PEUAT, y deberán esperar que otro alojamiento cierre para poder abrir ellos otro en esa zona. "Estábamos negociando los detalles del proyecto con el Ayuntamiento cuando decidieron suspender las licencias en diez solares de equipamientos y uno de ellos era el nuestro", explica Ferrer.

La residencia no acepta actividad hotelera, es decir, las estancias superan los 31 días. Un tipo de alojamiento, por ejemplo, destinado a estudiantes estranjeros de cursos de verano. "A todos les pedimos la copia de la matrícula com orequisito imprescindible", reconoce. 

La firma se diferencia de la competencia con un equipamiento de lujo: servicio de habitaciones, gimnasio, solarium, sala de recreo y videojuegos, lavandería, restaurante ecológico a cargo de la firma EcoaTaula... Además de poner enfásis en que se trata de un edificio sostenible. Por ejemplo, evitarán el agua embotellada y, por consiguiente, los recipientes de plástico o cederá excedentes a la ONG Nutrición Sin Fronteras, que irá a comedores sociales de la ciudad. Para alojarte en la residencia se ofrecen distintas modalidades de pago. Puedes matricularte o bien por meses (200 euros la matrícula), por semestres (350 euros) o por curso académico (350 euros), y dejando siempre 1.500 euros de fianza en todos los casos. 

El objetivo del grupo es seguir creciendo fuera de la ciudad de Barcelona. "Quisiéramos tener seis residencias operando en cuatro años", señala Ferrer, "aunque el frenazo de Paral·lel lo retrasará".