Información sobre vivienda y economía

Todo lo que necesitas saber para alquilar un piso como vivienda turística en Madrid

Autor: Eduardo Basanta

Puede que, gracias a una herencia o aprovechando las bajadas de precios de los activos inmobiliarios en los últimos años, tengas una segunda residencia en Madrid y te hayas planteado alguna vez darle un uso turístico para sacarle un rendimiento económico en lugar de tenerla vacía a la espera de que el mercado se recupere para venderla. Para facilitarte la labor, Rentalia, la web de alquiler vacacional de idealista, ha elaborado una guía con todo lo que necesitas saber para alquilar un piso como vivienda turística:

1.- Amuebla el piso o renueva los muebles

Puede que en esta segunda residencia hayas guardado muebles antiguos o muebles que no te cabían en tu residencia habitual. En ese caso, es recomendable que los renueves, ¿acaso a ti te gustaría de vacaciones alojarte en una casa con muebles viejos?

A día de hoy puedes amueblar/renovar por poco dinero. Incluso, hay empresas de ‘home staging’ que, con un presupuesto muy ajustado, harán maravillas con la decoración de tu segunda residencia.

2.- Obtén la licencia turística

Para que tu segunda residencia pueda operar como vivienda de uso turístico debes obtener la licencia turística de la Comunidad de Madrid. En este enlace sabrás más de los distintos documentos a presentar, además de cómo y dónde presentarlos. Además, desde este enlace puedes descargarte la Declaración Responsable que deberás presentar.

Otra condición indispensable para la licencia turística es disponer de cédula de habitabilidad. Sobre los requisitos de las viviendas de uso turístico tienes que tener en cuenta varios detalles:

- Para ser considerada ‘estudio’, una vivienda podrá tener el dormitorio integrado en el salón-comedor, pero tendrá como máximo 2 plazas en camas convertibles.

- Como mínimo –exceptuando los estudios– una vivienda de uso turístico debe tener un dormitorio, un salón-comedor, una cocina y un baño.

- Debes especificar un número de teléfono para que el turista se ponga en contacto contigo en caso de algún problema. Además, la vivienda de uso turístico tiene que tener a disposición del turista conexión wifi a Internet.

Recuerda que en el mercado hay compañías como Rentalia Gestión Integral que se encargan de sacar la licencia turística por ti.

3.- Establece el precio más indicado

No hay una ley matemática para determinar el precio de tu vivienda de uso turístico, pero sí diferentes pautas que te darán pistas para establecerlo. Compara otras viviendas de tu zona, cuanto más parecidas en capacidad, calidades y características mejor. Con todo, no tengas miedo a los cambios de precio o a las ofertas temporales.

4.- 'Papeleo' y logística

Una vez empieces a recibir contactos de posibles clientes es bueno que cualquier acuerdo quede por escrito. Aquí puedes descargar un modelo de contrato de reserva y un modelo de alquiler vacacional.

También es importante pensar en la política de cancelaciones, por ejemplo ¿qué porcentaje del depósito le devolverás al viajero si cancela su reserva con un mes de antelación? ¿Y si cancela una semana antes? Lo mejor es que todas condiciones de reserva, fianza y política de cancelaciones las tengas por escrito y firmadas por el viajero cuando hace el depósito. La transparencia y la claridad son fundamentales cuando se trata de contratos entre particulares.

A la llegada del viajero, cuando le entregues las llaves, pon atención en explicarle las normas de la comunidad de propietarios (uso de piscinas, azoteas, zonas comunes, etc.) así como las instrucciones de uso de los electrodomésticos. Aunque igualmente ofrécete a resolver esas dudas por teléfono.

5.- Fiscalidad

Recuerda que debes emitir facturas exentas de IVA a los viajeros. Además, todos los ingresos que recibas de una vivienda de uso turístico deben aparecer en tu declaración de la renta como ‘rendimientos de capital inmobiliario’ y no te olvides de incluir los gastos deducibles.