Información sobre vivienda y economía

Trucos que jamás habrías pensado para reutilizar en casa lo que tiras a la basura

Fotos: Pinterest
Fotos: Pinterest
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

La cantidad de residuos que genera el ser humano es abrumadora. En España la cifra anual alcanza los 20 millones de toneladas. Su gestión puede suponer un verdadero quebradero de cabeza. Por ello, las administraciones públicas y entidades cívicas y sociales han intentado paliar este problema con diferentes medidas. Una de las más comunes es promover el reciclaje. De hecho, es fácil encontrar en cualquier calle una colección de contenedores que, cada uno identificado con un determinado color, espera recibir los materiales correspondientes.

Sin embargo, hay quien avisa de que el reciclaje ya no es suficiente y que el problema reside en la cantidad de residuos que generamos, con independencia de lo que luego se haga con ellos. Por eso, de la famosa regla de las tres erres (reducir, reciclar, reutilizar), ha llegado el momento de potenciar las otras dos: reducir y reutilizar.

Así, ya sea porque te sientes comprometido por el medioambiente, porque quieres ahorrar evitando comprar más de lo necesario o porque quieres exprimir tu creatividad, en este artículo te vamos a mostrar trucos para reutilizar objetos que para muchos no merecían estar más que en el cubo de la basura.

Calcetines solitarios

No hay duda de que en todas las lavadoras del mundo existe algún tipo de ser sobrenatural cuyo objetivo es robarnos nuestros calcetines. El resultado es que todos tenemos unidades sueltas, desparejadas, solitarias, que aguardan en el cajón o el armario a que les demos una segunda oportunidad que casi nunca llega. Salvo casos de extrema necesidad, ya no te los volverán a enfundar. Pero ello no significa que no puedas darle un nuevo uso.

De hecho, son muchas las posibilidades que ofrecen. Puedes ponértelo en una mano y utilizarlo a modo de plumero o bayeta para quitar el polvo de los muebles. También tienes la opción de usarlo para guardar pequeños objetos que no quieres perder. Y si eres de naturaleza torpe, no dudes de que un buen calcetín servirá como funda para tu teléfono móvil y lo protegerá golpes y caídas.

Los cartones de huevos: algo más que envases

Los huevos son un parte esencial de la dieta española. Y una muestra de ello es la fama y la versatilidad de la tortilla patria. Por tanto, seguro que en casa tienes o has tenido las típicas cajas de cartón que, una vez has vaciado, suelen ir de cabeza al cubo de la basura (y esperamos que al contenedor correspondiente). Sin embargo, existen alternativas para que estos sencillos cartones disfruten de una vida mejor.

Una opción es utilizarlos como caja de herramientas, en la que guardar clavos o tornillos que no deseas perder. O como joyero. Si te gusta la jardinería y quieres experimentar con tu primer huerto, puedes usar sus compartimentos para plantar semillas como si fuesen unas pequeñas macetas. Si, en cambio, te consideras artista, los cartones te pueden servir como una especie de paleta en la que tener a mano la pintura.

Sigue con tu rollo

Foto: Pinterest
Foto: Pinterest

Otro bien que podemos encontrar en cualquier hogar español es el papel higiénico. Los rollos de cartón sobre los que se enrolla también suelen ir directos a la basura. Si quieres romper con esta tradición y evitar que acaben en el vertedero o en una planta de reciclaje, puedes optar por darles alguna nueva función.

Por ejemplo, te pueden ayudar a ser más ordenado, metiendo cables en su interior, a los que identificar escribiendo su función o a qué aparato pertenece. O puedes unir varios de ellos para crear un bonito y ecológico espacio en el que mantener tu escritorio ordenado. También lo puedes convertir en una caja de regalo, llenándolo de golosinas (o lo que quieras) y doblando los extremos para crear solapas con las que cerrarlo.

Desenmárcate

Foto: Pinterest
Foto: Pinterest

Los marcos tienen muchas funciones, pero la principal es servir, precisamente, para enmarcar un cuadro. Es cierto que, con el estilo minimalista en auge, la decoración en muchos hogares se ha reducido a su mínima expresión. Pero en aquellos casos en los que tengas en casa un marco y no sepas qué hacer con él, te damos alguna propuesta para que no lo dejes abandonado junto a un contenedor.

Una posibilidad es convertirlo en una bandeja para tus desayunos, girándolo sobre su parte posterior y decorándolo a tu gusto. Si tienes muchas joyas y no encuentras ningún joyero (ni siquiera la caja de los huevos) tan grande como para que te quepan todas, puedes colocar algunos hilos a través del marco, que te servirán para que las cuelgues allí y tenerlas siempre a mano.

Unos corchos decorativos

Foto: Pinterest
Foto: Pinterest

Si eres de quienes tienen su casa llena de tapones de corcho, porque se les olvida tirarlos o porque no sabe cuál es el contenedor adecuado, debes saber que pueden resultar muy útiles. Por ejemplo, para ordenar los cuchillos, si haces unas pequeñas hendiduras en su parte superior. Si eres aficionado a la costura, también puedes ordenar tus alfileres y agujas con ellos. Hay quien es capaz de sacarle partido estético, pintándolos y decorándolos para meterlos en un jarrón transparente y darle color al salón.

Cambia de música, pero reutiliza los CD

Foto: Pinterest
Foto: Pinterest

La gente suele variar sus gustos musicales. Hay ‘heavies’ que ahora escuchan bachata, raperos que se han pasado al reguetón o antiguos amantes de la ópera que han descubierto las virtudes del punk. Para aquellos que por cosas como estas quieren deshacerse de sus viejos discos compactos, hay mejores opciones que tirarlos a la basura.

Si quieres decorar tu casa, puedes romperlos en pedazos y pegar estos, por ejemplo, en el marco de un cuadro o, incluso, en una pared blanca, para que resalte creando un bonito juego de reflejos. Otra posibilidad es reconvertirlos en posavasos, que te harán parecer alguien con mucho estilo cuando tengas visitas en casa.

Como ves, es posible darles segundas oportunidades a viejos objetos. Y esto es solo una pequeña muestra. Así que ya sabes, si quieres ayudar a reducir los residuos o simplemente dar rienda suelta a tu creatividad, recuerda que existen posibilidades para esos objetos que, hasta ahora, no dudabas en lanzar a la basura.