Información sobre vivienda y economía

Los trucos de los mejores arquitectos nórdicos para convertir muebles de Ikea en piezas de lujo

Foto: Pinterest
Foto: Pinterest
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Ikea es sinónimo de éxito. Toda gran ciudad europea que se precie cuenta en su ‘skyline’ con un gran letrero azul y amarillo que indica que cerca hay uno de sus establecimientos. Su gran mérito, sin duda, es el de haber hecho accesibles los productos de diseño al gran público y convertido el estilo nórdico en el protagonista decorativo de muchísimos hogares. Algo en lo que ha contribuido, entre otras razones, la estandarización de sus productos, que ha permitido unos precios asequibles.

Sin embargo, siempre existe la posibilidad de dar una vuelta de tuerca más. Y la multinacional sueca está viendo cómo aparecen muchas iniciativas que pretenden crear nuevos diseños a partir de sus productos.

Hackeando Ikea desde 2015

Esta es la línea de trabajo que ha puesto en marcha Reform, un estudio de diseño también escandinavo (más en concreto, danés), que ha decidido ponerse manos a la obra para transformar los muebles de Ikea en productos de lujo. Para ello ha contratado a algunos arquitectos de prestigiosos estudios de arquitectura, como Bjarke Ingels Group, Henning Larsen Architects y Norm Architects.

El proyecto puesto en marcha por los daneses comenzó en 2015, cuando en la feria Northmodern de Copenhague presentaron el primer diseño de cocina de la firma, basado en esta filosofía de customización. El nombre que se le dio fue ‘Basis’, muy acorde con la intención de crear nuevas ideas a partir de una base existente, a partir del cual se abría la puerta a numerosas e innovadoras actuaciones.

Con la idea de ‘hackear’ los diseños de Ikea, pretendían actuar sobre todo en la cocina, un espacio que, en opinión de la firma, tiene un enorme potencial, pero cuya decoración y diseño se pasa por alto en muchos casos, ya que se percibe como un espacio básicamente funcional. Reform quiere cambiar esta idea, por lo que ha apostado por llevar el diseño también a este espacio. Su objetivo es sencillo: dejar atrás la vieja idea de la cocina blanca como si fuese un espacio neutro en el que no se puede dejar volar la imaginación y la creatividad.

Una cocina en dorado...
Foto: Perform
Foto: Perform

Uno de los proyectos más llamativos de Reform es la cocina que instaló para la firma de moda Stine Goya en sus oficinas de Copenhague. El diseño destaca la importancia de tener un área comunitaria donde los miembros del personal se reúnan y relajen, tratando que la cocina actúe como el centro social del área de trabajo. El resultado final ofrece unos armarios de latón, paneles laterales y manijas, y una encimera de laminado negro en contraste.

Las paredes circundantes han sido pintadas en un tono amarillo mantequilla y combinadas con pisos de madera cálida para amplificar los tonos dorados de los gabinetes. El corredor adyacente se ha completado en un tono ciruela, de acuerdo con la rica paleta de colores.

Para hacer que la cocina parezca más acogedora, el conjunto se completó con una selección de objetos personales, como jarrones con estampados florales y un retrato de la artista Cathrine Rabem Davidsen.

... Y otra en marrón

Foto: Perform
Foto: Perform

Otro espectacular ejemplo de cómo mejorar el diseño de Ikea lo encontramos en la pequeña ciudad de Espergærde, en el norte danés. Aquí actuaron sobre una casa de estilo clásico nacional de los años 70. Aunque la vivienda se mantenía en buenas condiciones, la decoración y la disposición de los espacios no se correspondía con los tiempos actuales. Los nuevos propietarios decidieron actualizar estos elementos, pero manteniendo la esencia original.

Gracias al diseño de Reform han conseguido una cocina mucho más espaciosa, de casi siete metros de largo, con una encimera muy útil y funcional, pero combinado con un diseño moderno y atractivo.

Superando la idea inicial: más allá de las cocinas

Foto: Perform
Foto: Perform

Pero no solo de cocinas vive el hombre, ni Reform, así que la firma se ha lanzado a diseñar muebles para otros espacios. En este sentido, los baños también han sido objeto del furor creativo de la firma. Uno de ellos lo encontramos en Vanløse, también en Dinamarca. En este caso, se ha modificado el diseño original Basis instalando una chapa de roble natural con encimera en GetaCore blanco.

Foto: Perform
Foto: Perform

En otro hogar, en este caso de Vesterbo, encontramos una original idea, que consistió en convertir el diseño Basis en un mueble con cajones que, gracias a unos bonitos cojines, también sirve para sentarse a descansar o leer. En él se combinan el color azul carbono con el marrón roble de las asas y el gris de los complementos. Una paleta de colores que se repite en toda la casa.

Foto: Perform
Foto: Perform

Y si lo que se busca es un espacio para guardar cosas, en Copenhague podemos encontrar este gigantesco armario en color borgoña, al que se le han añadido unas asas de color roble natural para abrirlo.

Siempre nos quedará el ‘do it yourself’

Como vemos, son múltiples los espacios en los que los diseños de Reform han interesado e inspirado. Por tanto, si eres un manitas y eres de los que se divierte creando con sus propias manos, existen múltiples alternativas y consejos para que personalices tus propios diseños de Ikea.

Foto: Pinterest
Foto: Pinterest

La mesilla modelo Rast se presta a que viertas sobre ella toda tu creatividad. Se vende en madera sin tratar, lo que facilitará el proceso, ya que será mucho más fácil pintarla y añadirle los toques que más te gusten.

Foto: Pinterest
Foto: Pinterest

La estantería Hallax es otro mueble que puedes transformar con facilidad para adaptarse a tus gustos e, incluso, al espacio. Además de pintarla o decorarla para que vaya a juego con el resto de la decoración, puedes cambiar su posición tumbándola. Así, además de como estantería, también cumplirá las funciones de una mesa auxiliar o para poner el televisor.

Foto: Pinterest
Foto: Pinterest

Y si lo que te gusta es la simetría, puedes comprar repetidos algunos muebles de Ikea para combinarlos y crear algo nuevo. Por ejemplo, la cómoda Malm, que con muy poco esfuerzo se convierte en un gran escritorio sin dejar de cumplir sus funciones de almacenaje.

Ahora ya sabes: si te gusta el mundo Ikea, pero quieres darle un toque personal, siempre puedes ponerte en contacto con estos daneses que han conseguido mejorar sus diseños. O, si lo prefieres, ponerte manos a la obra y tú mismo demostrar que tienes tanta creatividad como cualquier diseñador nórdico. Y que encima parezca un espacio de lujo.