Información sobre vivienda y economía

Por qué es importante para Madrid que el eje Prado-Recoletos sea Patrimonio Mundial por la Unesco

Autor: Cuántico Visual (colaborador de idealista news)

“¿Por qué es tan importante para Madrid que el eje Prado-Recoletos se declare Patrimonio Mundial por la Unesco? Porque es único. Los madrileños no somos conscientes de lo que tenemos. Es un espacio inigualable en todo el mundo y tenemos que ponerlo en valor”. Es la opinión de Mercedes Díez, miembro oficial de la Junta del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM). Una postura que se repite entre todos los expertos consultados por Idealista/news para hacer este reportaje.

Nadie está en contra de que este espacio aspire a ser condecorado por la Unesco. “Madrid es una de las pocas capitales de Europa que no tiene reconocido un espacio de este tipo por la organización de Naciones Unidas”, asegura Alberto Ruiz, profesor de arquitectura de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

España es el tercer país, tras Italia y China, con más espacios catalogados como Patrimonio Mundial. 47 en total. En la Comunidad de Madrid hay tres, San Lorenzo del Escorial, Alcalá de Henares y Aranjuez, pero en la capital no existe ese reconocimiento.

El consenso es tal que hasta las administraciones están de acuerdo. El Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Cultura, o lo que es lo mismo, Ahora Madrid, PP y PSOE, han creado el Consejo Cívico y Social para que la candidatura del eje Prado-Recoletos llegue a buen puerto. Una organización que ha coordinado todas las acciones necesarias con las que sorprender a los evaluadores de la Unesco que han venido a reconocer el proyecto.

¿Qué integra el eje Prado-Recoletos?

La candidatura se presenta con el nombre ‘El Paseo del Prado y el Buen Retiro, Paisaje de las Artes y las Ciencias’ y cuenta con una superficie de 190 hectáreas de las cuales el 75% son espacios verdes. 

“El proyecto va desde la plaza de Cibeles en el norte, hasta la estación de Atocha en el sur, ocupando todo el eje del paseo de Recoletos. Hacia el este, incluye todo el Barrio de los Jerónimos más el Parque del Retiro”, nos explica el profesor de la URJC.

“El jardín del Retiro es una joya inigualable. Son las trazas de una jardín del s XVI y XVII. Cuando viene un inglés a verlo, llora. No es que esté igual que hace 400 años pero tiene todas las trazas del antiguo Palacio del Buen Retiro. Hay muy pocas en el mundo. Además, a esto se une la configuración del eje de lo que es el Salón del Prado que diseña Ventura Rodríguez y que luego termina Juan de Villanueva. Otra joya del urbanismo del siglo XVIII”, nos explica Mercedes Díez.

Pero, además, dentro del parque, hay edificios de gran valor arquitectónico como son el Palacio de Cristal y el Palacio de Velázquez, ambos diseñados y construidos por el arquitecto Velázquez Bosco.

El otro gran pulmón verde de la candidatura es el Jardín Botánico. Originalmente se proyectó en 1773 por Francisco Sabatini y Juan de Villanueva acabó de construirlo. En 1981 se restauró íntegramente y actualmente acoge a más de 500 especies diferentes.

A los espacios verdes hay que sumarles la incorporación de las ciencias al paisaje urbano. Además del Real Jardín Botánico, el espacio cuenta con el Real Observatorio Astronómico, pero el valor excepcional se lo confieren la multitud de edificios espectaculares del eje Prado-Recoletos y sus museos de una calidad inigualable. “Tenemos el Museo Thyssen-Bornemisza en el Palacio de Villahermosa, El Museo Nacional Reina Sofía, y CaixaForum Madrid, cuyo edificio fue reformado espectacularmente por el estudio suizo Herzog y De Meuron. Pero, además, tenemos a la joya de la corona, el Museo del Prado. No solo es una de las mejores pinacotecas del mundo es que el edificio que lo alberga, construido por Villanueva, es uno de los más sublimes de Madrid y pocos son conscientes de esto”, asegura la portavoz del COAM.

Recordar a los madrileños lo que tienen

La candidatura le generará a Madrid más obligaciones que beneficios económicos. Los arquitectos consultados no creen que se dispare el turismo de la capital si la ciudad consiguiera el reconocimiento de la Unesco. “Los turistas van a seguir viniendo al Museo del Prado y al Thyssen independientemente de lo que diga el organismo de la ONU. Yo creo que servirá para poner en valor a los madrileños el patrimonio de nuestra ciudad que a veces olvidamos. Genera un sentimiento de orgullo y una puesta de valor”, nos explica Alberto Ruiz.

“Una de las cosas que más valora el comité seleccionador de la Unesco es que tenga mucho apoyo popular, con lo cual si los ciudadanos de Madrid apoyan la iniciativa en todos los foros que se convoquen, le vendrá muy bien a la candidatura. Es como las Olimpiadas. Nosotros desde el COAM colaboramos de manera directa en la candidatura y deseamos que consigamos que se declare Patrimonio Mundial”, confirma Mercedes Díez.