Información sobre vivienda y economía

La moción de censura a Rajoy genera incertidumbre, pero no afectará a la economía española

Gtres
Gtres

Los diputados del Congreso han votado uno a uno y a viva voz la moción de censura presentada contra Mariano Rajoy. La iniciativa encabezada por el PSOE y su candidato alternativo, Pedro Sánchez, ha salido adelante con los votos del PSOE, Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, Bildu y Nueva Canarias.

Los sectores económicos del país se mantienen a la expectativa. idealista/news ha hablado con expertos y economistas para preguntarles su opinión sobre cómo afectará esta situación a la economía española:

“España es una democracia plena y pueden ocurrir este tipo de cosas”, afirma Valentín Pich Rosell, presidente de Consejo General de Economistas. “España es un país que lleva cuatro años creciendo más que la eurozona y ha reducido muchos desequilibrios. No estamos para perder el tiempo”.

“No hay que dramatizar, pero el barullo nunca es una buena noticia, venga de donde venga, y no estamos en el mejor momento por el clima italiano, las decisiones económicas y comerciales que está tomando EE UU... Tenemos un problema de gobernanza global”, aclara el presidente de Consejo General de Economistas. “De lo que se trata es de no tener inestabilidad política para poder marcarnos y cumplir objetivos. Porque en política cuanto más rápido sea el proceso y menos espectáculo haya, mejor. Si se dilatan las cosas en el tiempo, peor para la gente que esté atravesando dificultades”.

Para Miguel Córdoba, profesor de Economía Financiera en la Universidad San Pablo-CEU, “España está creciendo por el esfuerzo de las empresas y los trabajadores españoles. Rajoy tiene poco que ver con ello, y el PSOE no va a cambiar prácticamente nada, ni los presupuestos. La incertidumbre y las dificultades en el horizonte no nos las va a quitar nadie. Los mercados lo acusarán a corto plazo, pero luego repuntarán”.

“En principio no debería haber grandes cambios, pues el mantenimiento de los PGE del gobierno del PP aseguraría la continuidad de la política fiscal. Ahora bien, hay un componente no directamente económico que puede tener gran impacto. Me refiero a la incertidumbre que esto crea (y que además se suma a la existente en Italia)”, destaca José Luis Álvarez Arce, director del departamento de Economía de la Universidad de Navarra. “España está teniendo dificultades para mantener la senda establecida hacia la estabilidad presupuestaria. Si los mercados se ponen nerviosos con la situación, esto se reflejará en las primas de riesgo de la deuda soberana española, generando presión sobre el coste de financiar dicha deuda. Es decir, aumentarán los tipos de interés de la deuda pública y será más difícil controlar el rumbo hacia la estabilidad presupuestaria.

“Por supuesto, ese efecto no sería tal si Pedro Sánchez es capaz de lanzar un mensaje claro, aceptable y creíble, que tranquilice a quienes prestan al Estado comprando sus emisiones de deuda. Lo tiene complicado, por la diversidad de los apoyos que pueden permitirle ser presidente del Gobierno “.

Enrique Quemada, president ONEtoONE Corporate Finance Group, afirma “un gobierno del PSOE no va a alterar el rumbo de la economía, especialmente si mantiene los presupuestos ya aprobados y con unas elecciones a dos años vista. Con 80 escaños y con la fragmentación parlamentaria actual no va a poder hacer reformas de calado que supongan un freno para la economía”.

El economista destacó que la economía se vería afectada por una fuerte subida de los tipos de interés o un progresivo encarecimiento del petróleo, pero no por un cambio de un gobierno de centro derecha en minoría por otro de centro izquierda en clara minoría. Adicionalmente, la caída del euro va a afectar muy positivamente a las exportaciones de nuestras empresas, el consumo sigue fuerte, la promoción inmobiliaria aportará al crecimiento y el turismo seguirá batiendo récords. Tenemos dos buenos años económicos hasta las elecciones, con permiso del BCE y del petróleo”.

 Para Joaquín Maudos, catedrático de economía de la Universidad de Valencia y director adjunto del Ivie: “El peor escenario sería que se reviertan algunas reformas de los últimos años (como la laboral o de las pensiones) y/o se pospongan durante más tiempo las que necesita España, como la financiación autonómica. Mucho peor aún sería que salgan adelante reformas "electoralistas/populistas" como una bajada de impuestos o subida de pensiones, en un escenario en el que uno de los problemas más importantes que tenemos es un elevado déficit público de carácter estructural, que incluso supera el 3%”.