Información sobre vivienda y economía

La banca prepara cambios en las listas de morosos... y baja el mínimo a 100 euros

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Los bancos preparan cambios importantes en la consideración de un cliente moroso. Tras la aprobación de un reglamento europeo en 2013, ahora el Banco de España ha abierto un proceso de consulta pública de un proyecto de circular sobre el umbral que se debe aplicar a las obligaciones crediticias en situación de impago. Es decir, sobre a partir de qué importe pueden enviar al cliente a la lista de morosos.

Según explica el proyecto, “el Reglamento nº 575/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de junio de 2013, sobre los requisitos prudenciales de las entidades de crédito y las empresas de inversión, y por el que se modifica el Reglamento nº 648/2012 regula los requerimientos de fondos propios por riesgo de crédito que deben cumplir las entidades”.

Y el documento prosigue: “el cálculo de esos requerimientos exige que las entidades determinen el importe de las exposiciones ponderadas por riesgo, bien mediante la aplicación del método estándar, o bien, si así lo permiten las autoridades competentes, mediante el método basado en calificaciones internas. Entre esas exposiciones se encuentran, en concreto, las exposiciones en situación de impago”.

¿Y qué dice la circular en este sentido? La respuesta es que entrarían en la lista de morosos los clientes particulares que deban más de 100 euros, umbral que sube a 500 euros en el caso de una empresa, y siempre y cuando el impago se prolongue más allá de 90 días consecutivos.

Ahora bien, también hay una letra pequeña en la circular: además de esas cifras, establece otro criterio: que el importe en mora en relación con el importe total de las exposiciones a ese deudor en el balance de la entidad sea igual al 1%.

¿Y a qué entidades afecta? El Banco de España apunta a que estos baremos serán de aplicación a los grupos y subgrupos consolidables de entidades de crédito cuya matriz esté establecida en España, y a las entidades de crédito individuales constituidas en España, integradas o no en un grupo consolidable de entidades de crédito.

También deberán aplicarlos las sucursales en España de entidades de crédito con sede en Estados no miembros de la Unión Europea, “siempre que no hayan sido eximidas del cumplimiento de las partes tercera, cuarta y séptima del Reglamento”.

¿Y cuánto entrará en vigor? La consulta pública acabará este viernes 26 de abril, y según consta en el proyecto, la circular entrará en vigor 20 días después de que se publique en el BOE, aunque su aplicación no es obligatoria hasta el 31 de diciembre de 2020. Ahora bien, antes del 31 de diciembre de este año todas las entidades deben comunicar al Banco de España a partir de qué fecha exacta empezarán a aplicarlo.

Según explica el diario El Economista, estos cambios podrían conllevar un aumento de las provisiones en las entidades y una necesidad de reforzar la solvencia. No podemos olvidar que las directrices del Banco de España afectan a las entidades que están bajo su supervisión directa (es decir, las que son de pequeño tamaño), ya que las grandes entidades están bajo la lupa del Banco Central Europeo (BCE), quien ya marcó los límites a finales del año pasado y son los que han inspirado al regulador financiero español.