Información sobre vivienda y economía

Quedan bajos tipos de interés para rato: el BCE empeora las previsiones de crecimiento e inflación

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El Banco Central Europeo (BCE) estrena nuevo equipo y, aunque la presidenta Christine Lagarde se ha comprometido en su primera reunión en actualizar los criterios que guían las decisiones del organismo, todo apunta a que la vuelta a la normalidad monetaria en la eurozona podría retrasarse al menos hasta 2023.

Y es que las previsiones que maneja el guardián del euro todavía reflejan debilidad económica y una inflación más baja de la esperado. Según el cuadro macro del organismo, el PIB de la eurozona crecerá en 2020 un 1,1%, una décima menos de lo que esperaba en septiembre, mientras que en 2021 avanzará un 1,4%, en línea con la previsión anterior.

En el caso de la inflación, mejoran los cálculos de cara al próximo ejercicio (1,1, frente al 1% previo) y empeoran los de 2021 (1,4%, frente al 1,5% anterior). De cara a 2022, la autoridad monetaria prevé una inflación del 1,6%, por debajo de su objetivo.

La inflación es una de las variables que más influyen en las decisiones monetarias del BCE, con un criterio concreto: que se encuentre cerca del 2%, pero por debajo de dicho nivel. Por tanto, y si las previsiones de la institución que lidera Christine Lagarde no fallan, las subidas de los tipos de interés podrían retrasarse más allá de dicho ejercicio.

No podemos olvidar que el organismo ha activado una nueva medida extraordinaria para impulsar la economía y los precios en la zona de la moneda común: desde noviembre ha empezado a comprar deuda otra vez. Se trata de un programa mucho más modesto que los que hemos visto en los últimos años y se concreta en la compra mensual de hasta 20.000 millones de euros, frente a los 80.000 millones que llegó a adquirir en el anterior QE. 

La buena noticia es que, durante estos años, las condiciones de financiación para familias y empresas seguirán siendo favorables, tanto para las nuevas operaciones como para los agentes del sector privado que estén endeudados, que se ahorrarán el pago de muchos intereses. El mercado de momento retrasa a 2022 la vuelta del euíbor a terreno positivo, lo que supondrá un alivio para los hipotecados. 

No obstante, el BCE sigue pidiendo a los países que apuesten por las reformas y por las políticas fiscales para apoyar la actividad económica.