Información sobre vivienda y economía

Los analistas confirman el giro bajista del euríbor: Bankinter cree que en 2021 seguirá en negativo

El mercado ha demostrado una vez más que es prácticamente imposible predecir cómo van a evolucionar la situación económica, las tensiones internacionales y los precios. 

A pesar de que hace unos meses todo parecía apuntar a un euríbor positivo este año, ahora las previsiones dejan entrever que queda euríbor negativo para rato. ¿El motivo? El Banco Central Europeo (BCE) ha ido aplazando progresivamente la subida de los tipos de interés (que llevan desde primavera de 2016 en los mínimos del 0,0%).

En el mes de marzo ya decidió retrasar la decisión a finales de 2019 (hasta ese momento se esperaba la subida para septiembre), mientras que en la reunión de junio dejó claro que no tiene pensado aplicar la subida hasta mediados del año que viene. Esto significa que el precio del dinero continuará congelado un año más y, con él, el euríbor a 12 meses.

De hecho, el indicador para la mayoría de las hipotecas en España ya acumula tres meses de bajadas (tras pasarse casi un año subiendo tras tocar suelo en el -0,191%) y actualmente coquetea con los niveles más bajos de la historia. De momento, la media mensual se sitúa en el -0,188%, lo que se traduce en el tercero más bajo que se ha registrado jamás.

Y si miramos los pronósiticos de los analistas desciubrimos que el euríbor a 12 meses podría mantenerse por debajo del 0% al menos dos años más. Según la última estrategia de inversión que ha publicado Bankinter, el indicador se mantendrá en negativo hasta 2021 incluso aunque se produzca el mejor de los escenarios posibles, y lo más probable es que este año firme un nuevo mínimo histórico.

En el peor de los casos, el euríbor a 12 meses cerrará este año en torno al -0,3%, mientras que en un escenario central (en el que no haya sorpresas negativas ni positivas) se situará en el -0,2%, cuando, a fecha de de 25 de junio, el euríbor a 12 meses se mueve en el -0,212% en su tasa diaria. Para 2021, el escenario más pesimista podría situar al euríbor en el -0,15%, mientras que en el más optimista se quedaría en torno al -0,05%. Estas son las cifras que maneja el equipo de análisis de la entidad:

Euríbor 12 meses   En %
2016 Cierre oficial -0.11
2017 Cierre oficial -0.19
2018 Cierre oficial -0.12
2019 Previsión pesimista -0.3
  Previsión central -0.2
  Previsión optimista -0.15
2020 Previsión pesimista -0.2
  Previsión central -0.1
  Previsión optimista -0.1
2021 Previsión pesimista -0.15
  Previsión central -0.05
  Previsión optimista -0.05

¿Y esto qué implicaciones tiene? La respuesta es que depende de para quién. Para los hipotecados que tengan un préstamo a tipo variable, supondrá una rebaja en las cuotas mensuales, mientras que para los bancos supondrá un escollo en su carrera por mejorar el margen del negocio y la rentabilidad del mismo.

El futuro podría empeorar para el sector financiero si persisten los riesgos que están amenazando a la economía mundial (ralentización del crecimiento global, el Brexit, las tensiones comerciales entre EEUU y China...), ya que el Banco Central Europeo podría ir un paso más allá para garantizar la estabilidad de precios y situar los tipos de interés oficiales en terreno negativo. El propio guardián del euro ha confirmado que no descarta ninguna medida, aunque el sector financiero ha puesto el grito en el cielo con esta posibilidad.

Tanto la patronal bancaria como las principales entidades del país aseguran que "los tipos de interés negativos son un contradiós" y que afectarán al ahorro y lastrarán aún más la rentabilidad del sector. Además, alertan de que la banca no puede incrementar mucho más el crédito para compensar esos tipos negativos, porque es algo difícil de asumir para las empresas y que puede ser insostenible en el caso de los hogares.

Por su parte, los supervisores defienden que las medidas extraordinarias que se han tomado en los últimos tiempos han beneficiado más que perjudicado a la banca, ya que han permitido aumentar la demanda y concesión de préstamos, han reducido la mora y han mejorado la capacidad de pago de los prestararios.