Información sobre vivienda y economía

La deducción por alquiler de vivienda en Cantabria en la declaración de la renta 2016

Autor: Redacción

El Estado central da a las comunidades autónomas cierto grado de independencia fiscal para que puedan aumentar o reducir la presión impositiva de todos los contribuyentes que residen en ellas, y entre las deducciones autonómicas más destacadas se encuentra la destinada al alquiler.

La autonomía cántabra también ofrece deducciones a jóvenes, mayores y discapacitados. En este caso, la ayuda es del 10% de las cantidades satisfechas durante 2016 hasta un máximo de 300 euros anuales, cifra que se eleva a 600 euros en el caso de una tributación conjunta.

Ahora bien, solo pueden beneficiarse los menores de 35 años, los mayores de 65 años o los contribuyentes que sufran una discapacidad física, psíquica o sensorial con un grado de al menos el 65%.

Además, la suma de la base imponible general y de ahorro no puede exceder los 22.000 euros (31.000 en el caso de tributación conjunta), para lo que es necesario consultar las casillas 392 y 405 de la página 12 de la declaración, y el dinero destinado al alquiler debe suponer al menos el 10% de la renta del contribuyente. De nuevo, y como veíamos en las regiones anteriores, también es necesario aportar el NIF del arrendador en la casilla 963 y rellenar la casilla 966 si existe un segundo arrendador.

Así pues, las desgravaciones de las autonomías se suman a las estatales. En el caso del dueño de la casa alquilada, Hacienda permite deducir hasta el 60% de los rendimientos ligados al arrendamiento (la cantidad que resulta de restar a los ingresos los gastos deducibles, como impuestos, suministros, mantenimiento…), independientemente de la edad de los inquilinos.

En su caso, la deducción solo beneficia a los que firmaron el contrato antes del 1 de enero de 2015. Se trata de una desgravación del 10,05% de las cantidades satisfechas, siempre que la base imponible del contribuyente sea inferior a 24.020 euros.