Información sobre vivienda y economía

Europa propone cambios en el IVA para crear más tipos reducidos... de hasta el 0%

Autor: Redacción

La Comisión Europea ha propuesto una reforma integral del IVA, la más agresiva en 25 años. A pesar de que su idea es mantener el tipo general mínimo en el 15%, abre la puerta a que los países puedan crear hasta cuatro tipos por debajo de dicho nivel, uno de ellos incluso del 0%. 

El Comisario de Asuntos Económicos de la Comisión Europea, Pierre Moscovici, ha sido el encargado de presentar la propuesta para una amplia reforma del Impuesto de Valor Añadido (IVA), la mayor desde 1993. En su planteamiento pide que los países incluyan una serie de productos obligatorios en su tipo general, para luego tener libertad de establecer hasta tres tipos reducidos, donde se puede incluir un tipo del 0%.

En este tributo, Bruselas impone unas líneas maestras a los socios comunitarios, aunque luego cada país tiene potestad para subir o bajar los tipos. Actualmente, la Comisión obliga a tener un tipo general de al menos el 15% y uno reducido de al menos el 5%.

Sin embargo, y si salen adelante los cambios, se podrían establecer hasta cinco tipos: el tipo general (superior al 15%), dos tipos de IVA reducidos (de entre el 5% y el 15%), un IVA superreducido (de entre el 0% y el 5%) y el tipo del 0% (productos exentos).

Según la propuesta, bienes y servicios como los automóviles, el combustible, los teléfonos inteligentes, electrodomésticos, productos de electrónica, servicios financieros, metales preciosos, bebidas alcohólicas, juegos y apuestas, armas y tabaco no podrían estar sujetos a un IVA reducido, mientras que el resto dependería de la decisión de cada Gobierno. Bruselas también defiende que aquellos productos que pasen a tener un IVA más bajo, reflejen una rebaja de precio para los consumidores. 

La propuesta de la Comisión Europea también incluye algunas recomendaciones para las pequeñas y medianas empresas. 

¿Y cuándo podría ponerse en marcha este cambio? El problema es que para llevar a cabo una reforma tributaria de este calado, deben estar de acuerdo todos los países miembros. Es decir, debe existir unanimidad. De cara a los próximos meses se esperan unas negociaciones complicadas, ya que el IVA es una de las principales fuentes de ingresos de los países.