Información sobre vivienda y economía

Cómo mejorar ya el resultado de tu próxima declaración de la renta... y qué beneficio obtendrás

Autor: Redacción

Las últimas semanas del año son un buen momento para intentar mejorar todo lo posible el resultado de la próxima declaración de la renta. A pesar de que quedan varios meses para que empiece la campaña de 2018, lo cierto es que merece la pena echar un vistazo a las fórmulas más comunes que permiten ‘maquillar’ de forma legal el resultado fiscal del año.

Según el Sindicato de los Técnicos de Hacienda (Gestha), un contribuyente medio puede llegar a ahorrarse unos 4.600 euros en la declaración si se aplica las deducciones que existen. Ahora bien, la clave para ello es tener algo de dinero ahorrado.

Entre las alternativas habituales y que permiten pagar menos a Hacienda están aprovechar la desgravación por la compra de vivienda habitual, las aportaciones a los planes de pensiones o la contratación de una renta vitalicia con el dinero obtenido por la venta de una vivienda no habitual u otro inmueble.

Repasamos en qué consiste cada una y qué beneficio fiscal se consigue:

1. Aprovechar la deducción por la compra de una casa

Para todos aquellos que compraran o construyeran su vivienda habitual antes del 1 de enero de 2013 existe una deducción en el IRPF. En concreto, el contribuyente se puede deducir un 15% de las cantidades aportadas hasta un límite de 9.040 euros anuales invertidos. Así, en el mejor caso la deducción alcanza los 1.356 euros.

Un contribuyente que pague 500 euros de hipoteca al mes, por ejemplo, podría deducirse el 15% de los 6.000 euros desembolsados en todo el año, lo que se traduce en unos 900 euros. Por tanto, una de sus posibilidades es amortizar hipoteca para acercarse a ese máximo de 9.040 euros y poder desgravarse más dinero.

Gestha sostiene que “puede resultar interesante realizar un pago adicional -de 4.616 euros de media- para amortizar la hipoteca antes de que finalice el año para reducir la factura fiscal en unos 700 euros”. 

¿Estás deduciendo correctamente por tu vivienda?:


2. Realizar aportaciones a un plan de pensiones

Otra de las maneras más habituales de aprovechar los incentivos fiscales que ofrece Hacienda a los contribuyentes es realizar aportaciones a un plan de pensiones.

“Los últimos meses del año pueden ser una ocasión idónea para hacer aportaciones a un plan de pensiones o a un plan de previsión asegurado. Eso sí, hay que tener en cuenta que la reforma fiscal trajo consigo una reducción de la cantidad límite que se puede aportar, que bajó de 10.000 a 8.000 euros, siempre que no supere el 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas, independientemente de la edad. Asimismo, también reducen en la base imponible las aportaciones a planes de pensiones realizadas por el cónyuge del contribuyente cuando éste perciba rendimientos del trabajo o actividades económicas inferiores a 8.000 euros. En este caso, el límite de la aportación pasó tras la reforma de 2.000 euros a 2.500 euros”, recuerdan desde Gestha.

Sus cálculos apuntan a que “invertir otros 6.305 euros de media para alcanzar el límite de estas aportaciones garantiza un ahorro fiscal adicional de unos 1.513 euros de media, variando este ahorro adicional según los ingresos y la comunidad autónoma de residencia”.

¿Cuánto invertir en un Plan de Pensiones para desgravarte?:


3. Contratar una renta vitalicia tras vender una vivienda

Los mayores de 65 años que vendan su vivienda habitual en 2018 no tendrán que tributar por las ganancias obtenidas en su próxima declaración de la renta.

En el caso de que traspasen una segunda residencia u otro tipo de inmueble (un local, una nave logística, un garaje...), también pueden conseguir una exención del 100% si reinvierten la cantidad obtenida en una renta vitalicia, con un límite máximo de 240.000 euros. Ahora bien, es necesario que esa reinversión cumpla con una serie de condiciones y características que puedes consultar aquí. Hay qye teber eb cyebta qye eb Guipúzcoa y Navarra no existe esta posibilidad. 

4. Neutralizar las plusvalías obtenidas al vender una casa

Los menores de 65 años que vendan este año su casa deben tributar en la próxima declaración de la renta por las ganancias obtenidas. Hacienda aplica entre un 19% y un 23%, aunque en País Vasco el porcentaje se mueve entre el 20% y el 25% y en Navarra, entre el 20% y el 26%. No obstante, Gestha insiste en que si se reinvierte total o parcialmente la ganancia obtenida en otra vivienda habitual es posible neutralizar el pago derivado de la plusvalía de la operación de venta. 

Otros consejos prácticos

Además de las deducciones relacionadas con la vivienda y la inversión, existen otras que pueden ayudar a mejorar el resultado de la declaración de la renta de un contribuyente. 

Los expertos recuerdan que existen, por ejemplo, bonificaciones por las aportaciones a entidades solidarias y partidos políticos, por lo que es recomendable guardar los justificantes de los importes donados.

En el caso de una ONG, la deducción a aplicar es de un 75% por los primeros 150 euros, y un 30% a partir de dicha cantidad. También te puedes deducir el 10% por donativos a otras fundaciones y asociaciones declaradas de utilidad pública. Ojo porque en Navarra y País Vasco los porcentajes cambian. En el caso de las afiliaciones o aportaciones a partidos políticos, la deducción es de un 20% con un límite de 600 euros. En Navarra es un 15% y en País Vasco un 20%. 

Otra fórmula que permite reducir la factura fiscal es compensar las pérdidas con las ganancias obtenidas en las inversiones. Por eso los Técnicos de Hacienda avisan de que el final de año es un buen momento para hacer cuentas y compensar las pérdidas generadas por un fondo de inversión, acciones o derivados financieros con las ganancias patrimoniales obtenidas. Aquí es importante recordar que no se podrán adquirir esos mismos valores o similares en los dos meses posteriores a la venta.

Otro truco es el ahorro fiscal que existe para los españoles que trabajen en otro país de forma temporal (porque los residentes en otro país no tributan en España), que están exentos de pagar impuestos por los primeros 60.100 euros anuales de sueldo, siempre y cuando en el país en el que desempeñe su actividad exista un tributo similar al IRPF (es decir, que no sea un paraíso fiscal). 

Por último, los contribuyentes que estén exentos de presentar la declaración de la renta (aquellos que ganen menos de 22.000 euros anuales con un solo pagador o si teniendo más pagadores no ha conseguido más de 1.500 euros) deben tener especial cuidado: pueden estar obligados a declarar y pagar si no planifican decisiones como, por ejemplo, la venta de acciones. "Si no tenemos ingresos de otras fuentes que nos obliguen a declarar, una venta de acciones o de cualquier otro elemento patrimonial, incluso aunque sea con pérdidas nos obliga a presentar declaración y a efectuar el pago correspondiente", concluye Gestha.