Información sobre vivienda y economía

El Supremo decidirá si el propietario puede reducirse el alquiler en el IRPF si no lo declaró

Gtres
Gtres

El Tribunal Supremo ha puesto el ojo sobre las ventajas fiscales de aquellos contribuyentes que alquilan sus pisos. Y es que hasta la fecha Hacienda ha negado la posibilidad de que el propietario pueda reducirse en el IRPF el 60% del rendimiento obtenido por las rentas si en su momento no los declaró. Ahora le toca al Alto Tribunal decidir si puede disfrutar de esta ventaja fiscal o no.

Desde 2017 la Agencia Tributaria ha estado negando la aplicación de la reducción del alquiler en el IRPF en aquellos casos en que los propietarios no han declarado en su día los ingresos por el arrendamiento de una casa. En concreto, el fisco se basa en el criterio del Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) que determina que aquellos contribuyentes que no han declarado los ingresos de los alquileres de viviendas y a quienes Hacienda ha iniciado una comprobación, no podrán beneficiarse de esta reducción del 60% aplicable sobre los rendimientos obtenidos.

En estos casos, Hacienda regulariza la situación del contribuyente, incluyendo en su declaración de IRPF los rendimientos omitidos, pero no le aplica la reducción del 60% prevista en el artículo 23.2 de la Ley del IRPF, tal y como recuerda José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico.

“Hacienda se escuda en que, en el artículo referido, se afirma que la reducción se aplicará ‘sobre los rendimientos declarados por el contribuyente’. Por tanto, si el contribuyente no declaró tales ingresos, no tiene derecho a la reducción”, añade Salcedo.

En cambio, en el caso de que el contribuyente regularice su situación y declare sus ingresos antes de que Hacienda ‘le pille’ sí tendrá derecho a disfrutar de esta ventaja fiscal.

Pero el criterio de Hacienda no cuenta con unanimidad en el mundo judicial. Hay varios Tribunales Superiores de Justicia que no comparten esta decisión, como es el caso del TSJ de Madrid o el de Valencia. Alegan que la Agencia Tributaria pide un requisito que no está previsto en la ley y es el de exigir que la declaración de los ingresos se realice antes de que se notifique la comprobación de Hacienda.

Además, la justicia subraya que Hacienda castiga por partida doble al contribuyente: por un lado, con una sanción tributaria por no haber declarado los ingresos y, por otro lado, quitándole la reducción fiscal.

“Los Tribunales Superiores de Justicia afirman también que la ley de IRPF se refiere a rentas “declaradas” por el contribuyente, y no autoliquidadas. Y hay que recordar que el IRPF es un impuesto que se autoliquida. Por tanto, la falta de autoliquidación de dichos rendimientos no debería impedir la aplicación de la reducción”, comenta José María Salcedo, que añade que los TSJ de Galicia, Andalucía o Cataluña sostienen un criterio distinto y favorable a Hacienda.

La pelota está en el tejado del Supremo

Este asunto ha llegado al Tribunal Supremo que ya ha admitido un recurso de casación presentado por la Administración, solicitando que aclare qué quiere decir el referido artículo 23.2 de la Ley del IRPF cuando habla de los “rendimientos declarados por el contribuyente”.

Para el Alto Tribunal este asunto tiene interés casacional en tanto en cuanto es necesario “precisar el alcance de la expresión "rendimientos declarados por el contribuyente" contenida en el artículo 23.2 de la Ley 35/2016, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, a efectos de la aplicación de la reducción del 60% sobre los rendimientos derivados del arrendamiento de bienes inmuebles destinados a vivienda”.

Cómo deben actuar los contribuyentes

Salcedo aconseja recurrir cualquier liquidación que se notifique a los contribuyentes y en la que Hacienda niegue la aplicación de la reducción en un caso similar al planteado y aunque se haga en comunidades autónomas donde el TSJ tenga un criterio favorable a Hacienda. “Si el contribuyente no recurre, y la liquidación deviene firme, ya no podrá revisarse, aunque finalmente el Supremo declarase que los contribuyentes tienen derecho a aplicar la reducción también en estos casos”, sentencia el abogado.