Información sobre vivienda y economía

Cómo declarar en la Renta 2020 tus ganancias de la bolsa

Unsplash
Unsplash
Autor: Redacción

Con la campaña de la renta de 2020 ya más que avanzada son muchos los contribuyentes que quieren saber cómo declarar las ganancias obtenidas tras invertir en la bolsa tanto española como extranjera, o en fondos de inversión. Lo más importantes es que en la declaración de la renta de 2020 sólo se deben incluir las acciones vendidas en ese ejercicio fiscal y no las que se mantienen en cartera.

Lo primero que hay que tener claro es si ha habido una ganancia o pérdida y para ello hay que calcular la diferencia del valor de venta y el de compra de acciones. Si por ejemplo se ha comprado una acción por 10 euros y se vende por 12 euros, habrá una ganancia bruta de 2 euros. Pero, además, hay que sumar los gastos derivados tanto de la compra como de la venta. Así, si la compra de la acción ha tenido un coste de compra de 0,20 euros y de venta en la misma cuantía, el beneficio resultante sería el resultado de restar el precio de venta disminuidos sus gastos al precio de compra sumados sus gastos. Siguiendo nuestro ejemplo:

(12 euros – 0,20 euros) – (10 euros + 0,20 euros) = 11,80 euros – 10,20 euros = 0,60 euros.

En caso de que haya habido ganancias con la venta de acciones, éstas se integran dentro de la base imponible del ahorro. Una vez determinado el beneficio éste debe tributar en el tipo impositivo correspondiente, que actualmente es del 19% para los primeros 6.000 euros; del 21% para el tramo entre 6.000 y 50.000 euros, y del 23% para las ganancias que superan los 50.000 euros.

Es muy importante tener en cuenta que el total de ganancias o de pérdidas se mide por la diferencia entre el precio de venta de y compra, funcionando, además, bajo el método FIFO, o First in First Out. Es decir, en la declaración de la Renta, será como si las acciones vendidas hubiesen sido las primeras compradas.

Qué pasa si se registran pérdidas con la venta de acciones

Para compensar las pérdidas es posible sumar todas las operaciones en acciones realizadas en 2020 para compensar las ganancias de algunas ventas con las pérdidas de otras. Si aun así el resultado es negativo, es posible compensarlo con el resto de los beneficios obtenidos en el apartado de ganancias y pérdidas patrimoniales, como la compraventa de fondos de inversión. Y otra forma de compensar las pérdidas es con los ingresos del apartado de rendimientos de capital mobiliario, pero con ciertos límites que es del 25%. Si este límite tampoco compensara las pérdidas acumuladas, el contribuyente cuenta con cuatro ejercicios fiscales para poder compensar las pérdidas en su totalidad.

Cómo tributan los fondos de inversión y los dividendos

En cuanto a la tributación de los fondos de inversión, es más fácil porque a la hora de la venta la gestora aplica directamente una retención del 19% sobre la ganancia obtenida.

En el caso de los dividendos de las acciones, también tributan en la base imponible del ahorro a los mismos tipos impositivos señalados: 19% para los primeros 6.000 euros, del 21% para el tramo entre 6.000 y 50.000 euros y del 23% para las ganancias que superan los 50.000 euros. El cobro de dividendos está sujeto a retenciones, es decir, que sobre la cantidad bruta descontarán un 19% en el mismo momento del abono. A esta misma retención está sujeta también la venta de derechos de suscripción, muchos de los cuales proceden de los dividendos flexibles que reparten grandes compañías españolas.

Cómo tributan las acciones en bolsas extranjeras

En el caso de la compra de acciones de bolsas extranjeras no hay diferencias en la tributación, pero sí en los dividendos a los que se les aplican tipos de retención diferentes. Y es que para evitar una doble imposición (el tipo impositivo de España más la retención aplicada en el país de origen de las acciones), nuestro país cuenta con convenios de doble imposición con la mayoría de países, siguiendo las normas de la OCDE. Así, la mayoría de los dividendos obtenidos por la inversión en una empresa extranjera tendrá, al menos, una retención del 15% que será el máximo que será el máximo que podremos recuperar cuando presentemos nuestra declaración de la renta.

En qué casilla de la Renta 2020 se incluyen las acciones

Solo se pagan impuestos cuando se venden las acciones, independientemente de si ha ganancia p pérdida patrimonial. Se deben anotar en las casillas 326 a 338.

Para la compensación de pérdidas y ganancias en ejercicios anteriores a 2020, y hasta 2016, dependiendo del tipo de activos, se incluyen en las casillas de la 392 a la 460.

Cómo corregir los errores al declarar las ganancias en bolsa en mi IRPF

José María Salcedo, socio de Ático Jurídico, recuerda que si un contribuyente ha declarado sus ganancias en bolsa de forma errónea, tiene varias opciones para corregir los errores cometidos.

Lo primero que deberá tener en cuenta es si ha finalizado ya el plazo voluntario de presentación de la declaración de IRPF. Y lo segundo, si el error cometido ha supuesto una tributación en exceso, o en defecto. Es decir, si el error le ha perjudicado a él, o a Hacienda.

En caso de que el error haya perjudicado al fisco, Salcedo afirma que "bastará con presentar una declaración complementaria, en la que se corregirá el error, y se pagará la deuda tributaria que no se ingresó en su día". Dicha declaración complementaria no llevará recargos ni intereses si se presenta antes de que finalice el plazo voluntario de declaración de IRPF. No obstante, el abogado de Ático Jurídico recuerda que, si la complementaria se presenta con posterioridad a la finalización del plazo voluntario se prevé la exigencia de recargos. Éstos serán del 5%, 10%, 15% o 20% (más intereses), según la complementaria se presente con un retraso de hasta tres meses, seis meses, doce meses, o de más de doce meses. Así se prevé en el artículo 27.2 de la Ley General Tributaria.

En caso de que el error haya perjudicado al contribuyente, será necesario solicitar la rectificación de la autoliquidación, y la devolución de ingresos indebidos. José María Salcedo recuerda que dicha rectificación y devolución pueden solicitarse dentro del plazo de los cuatro años siguientes al último día que hubo para presentar la declaración de IRPF. 

Si la rectificación fuera estimada, se devolverá al contribuyente lo pagado en exceso, con los intereses de demora correspondientes, contados desde la finalización del plazo voluntario de declaración.