Información sobre vivienda y economía

Hacienda impide compensar las pérdidas en el IRPF por la donación de una casa

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) ha declarado en una resolución reciente que los contribuyentes que pierdan dinero con la donación de una vivienda no podrán compensar esa pérdida en el IRPF con las ganancias obtenidas ese año y en los cuatro siguientes. De este modo, da la razón a Hacienda, que siempre ha negado la existencia de una pérdida patrimonial en el caso de las transmisiones gratuitas.

Este criterio se enfrenta al mantenido por el TEAR de Valencia, que en una resolución de septiembre de 2019 consideró que era posible declarar una pérdida patrimonial en el IRPF en el caso de que se regalase un inmueble por un valor inferior al de compra, con el fin de compensar dichas pérdidas con las ganancias del ejercicio, o las obtenidas en los cuatro años siguientes. Esta interpretación chocaba con la sostenida por la Dirección General de Tributos, que niega la existencia de una pérdida patrimonial, basándose en el artículo 33.5.c) de la Ley del IRPF.

El TEAR de Valencia se basaba en la distinción entre los conceptos de pérdida económica y pérdida fiscal y estimaba que “lo único que prohíbe la Ley del IRPF es que los contribuyentes incluyan en su declaración las pérdidas económicas, y no las pérdidas fiscales”, señala José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico.

Y para el TEAR de Valencia se trataba de una pérdida fiscal. Veámoslo con un ejemplo: Toda transmisión gratuita de un inmueble genera una pérdida económica en el patrimonio de un contribuyente. Si tengo un patrimonio de 300.000 euros, y dono a un hijo un inmueble que vale 125.000 euros, mi patrimonio se reducirá, y pasará a ser de 175.000 euros. Esto se debe a que entrego un bien, y no recibo nada a cambio. Esta pérdida económica es la única que el TEAR consideraba, no podía incluirse en la declaración. 

En este caso, también puede existir una ganancia o pérdida fiscal, dependiendo del valor por el que el contribuyente adquirió el inmueble que ha donado. Por ejemplo, si en su día costó 75.000 euros (y ahora se dona por 125.000 euros), existirá una ganancia fiscal de 50.000 euros. Si, por el contrario, se compró por 180.000 euros, existirá una pérdida fiscal de 55.000 euros. Pues bien, es esta ganancia o pérdida fiscal la que podría incluirse en la declaración de IRPF, según el TEAR de Valencia.

Sin embargo, ahora el TEAC ha dicho que no es posible, con lo que cierra la puerta a que los contribuyentes puedan beneficiarse de un importante ahorro fiscal.

En su resolución, de fecha 31-5-2021, el TEAC declara que “La diferenciación que hace el TEAR entre la pérdida económica y la pérdida fiscal no encuentra apoyo en la LIRPF, pues esta ley únicamente contempla el concepto fiscal de pérdida patrimonial: lo define en el art. 33, denominándolo pérdida patrimonial, lo delimita, estableciendo cómo ha de determinarse su importe, en los artículos 34 a 36, y, una vez determinado ese importe, si procede de una transmisión lucrativa intervivos, lo excluye del cómputo en su apartado 3 letra c) si resulta una pérdida patrimonial, pero no si resulta una ganancia.”

Todo ello, para fijar el siguiente criterio, vinculante para toda la administración tributaria: “Las pérdidas patrimoniales derivadas de transmisiones lucrativas inter vivos no se computan fiscalmente, ni por el importe total del valor de adquisición, ni por la diferencia entre el valor de adquisición y el de transmisión.”

Según recuerda Salcedo, la resolución supone un auténtico jarro de agua fría para los contribuyentes. “No obstante, creemos conveniente recordar qué efectos tiene la doctrina fijada por el TEAC, y cómo afecta a los contribuyentes”, señala.

Cómo afecta esta decisión a los contribuyentes

El criterio que ha fijado el TEAC es el que deberá seguir toda la administración tributaria, con lo que no será posible compensar estas pérdidas en el IRPF.

Sin embargo, Salcedo asegura que la última palabra la tienen siempre los Tribunales de Justicia, y no los Tribunales de Hacienda. Con lo que es posible pleitear y conseguir que un Tribunal de Justicia pueda dar la razón al contribuyente y le permita compensar esas pérdidas.

“Es posible utilizar en vía judicial los argumentos de la resolución del TEAR de Valencia, a nuestro juicio muy completos y motivados. Y ello, para que sea un Tribunal de Justicia, y no un Tribunal de Hacienda, el que decida sobre su adecuación o no a Derecho. En definitiva, la batalla continúa. Al menos, hasta que sobre la esta cuestión se pronuncien los Tribunales de Justicia”, sentencia José María Salcedo.