Información sobre vivienda y economía

Conoce cuántos intereses pagas en una hipoteca de 15, 20 ó 30 años

El banco de España ha elaborado una guía práctica para informar de todo lo relacionado con el mundo de las hipotecas. Y en este documento argumenta que el largo plazo de las hipotecas actuales de entre 15 y 30 años o más, se debe al elevado importe prestado para pagar la vivienda. Con un tipo de interés constante, cuanto mayor sea el plazo de la hipoteca menor será la cuota pero más intereses se pagan. Por ejemplo, para una hipoteca de 200.000 euros y un interés constante del 2,5%, se pagarían un total de 40.044 euros de intereses en 15 años pero en 30 años los intereses a pagar se duplicarían, hasta los 84.487 euros

A continuación mostramos un gráfico muy ilustrativo para conocer los intereses que se pagan en una hipoteca en función del plazo de amortización que puede ser de 15, de 20 o de 30 años:

La cuota de amortización se compone de dos elementos: de una parte destinada a la devolución del dinero prestado (por ejemplo, 200.000 euros), que es lo que se conoce como amortización, y otra parte destinada al pago de intereses (si es variable será Euribor más el diferencial aplicado por el banco). El banco de España recuerda que cuanto más se retrase la devolución del dinero prestado por el banco, mayor será el pago acumulado de intereses

Además, otro dato importante a destacar es que los intereses se pagan en los primeros años de vida de la hipoteca, durante los cuales es menos significativa la amortización de capital. En el siguiente gráfico puede verse cómo la parte destinada a pagar intereses va disminuyendo y aumentando la parte destinada a amortizar el capital del préstamo  a medida que se van cumpliendo años de hipoteca

Por todo ello, el banco de España señala que “alargar mucho el plazo de la hipoteca supone un pago total de intereses mayor, mientras que acortarlo en exceso puede implicar una cuota hipotecaria mensual muy elevada”

En su opinión, “el cliente debe buscar su situación de equilibrio y escoger con el banco un plazo que le permita hacer frente con holgura a los pagos de la hipoteca aunque siempre podrá realizar amortizaciones anticipadas parciales que acorten el plazo o reducirlo vía novación”. En este punto, apostilla que llevar a cabo amortizaciones anticipadas o novaciones puede suponer costes añadidos por el pago de comisiones y gastos

Por último, el banco de España recuerda que la cuota que el hipotecado tiene que pagar depende de tres factores: el importe del préstamo, el tipo de interés y el plazo