Información sobre vivienda y economía

Los notarios avisan: su labor es explicar las condiciones y consecuencias de una hipoteca, no valorarla

Autor: Redacción

Los notarios han cobrado más relevancia en el proceso de la firma de un préstamo para la compra de una vivienda desde el pasado verano, cuando entró en vigor la nueva ley hipotecaria.

Y es que, a pesar de que siempre han tenido la labor de defender los derechos de los futuros hipotecados, la normativa que entró en vigor en junio obliga al consumidor a acudir a un notario de libre elección antes del día de la firma de la hipoteca, para repasar las condiciones del préstamo y sus consecuencias.

En concreto, la ley establece un régimen imperativo por el que el prestatario deberá acudir al notario de su elección al menos 10 días naturales antes del momento del otorgamiento de la escritura. El notario comprobará -y dejará constancia en acta notarial (que será gratuita)- que ha recibido con la antelación suficiente toda la información necesaria y documentación prevista en la nueva normativa, y recibirá el debido asesoramiento por parte del notario, a quien podrá consultar cuantas dudas tenga en relación al préstamo hipotecario a suscribir.

Ahora bien, desde el portal notarios en red realizan una aclaración: la figura del notario está para aclarar las condiciones del préstamo, pero no para valorar su contenido. Dicho de otro modo: un notario puede confirmar que las comisiones y otras cláusulas de una hipoteca se ajustan a la ley, pero no asesorar al cliente si son altas o bajas y si, dada su situación personal y financiera, se trata del producto adecuado.

Es evidente que el banco o el promotor que vende pisos no necesita que se le expliquen cosas que ya sabe, pero el consumidor muchas veces carece del conocimiento o experiencia suficientes y necesita ayuda. Y, ¿cómo se presta ese asesoramiento? Pues explicando el contenido de la escritura, el alcance de cada cláusula y advirtiendo sobre lo que debe conocer quién va a firmar un documento notarial. En el caso de las hipotecas, la explicación versará sobre lo que es un préstamo, la responsabilidad que se asume, cómo puede afectar a la vivienda que se hipoteca, las comisiones que se aplican, el tipo de interés, la cuota a pagar, la posibilidad de pagar anticipadamente o las consecuencias de dejar de pagar”, explica Javier Ríos Valverde, notario de Linares (Jaén).

Pero matiza que “el notario no puede entrar en criticar el producto ofrecido por un banco, no puede hacer comparaciones entre entidades, no puede decirle a un cliente si esta comisión es alta o baja. Y ello se debe a que el notario ha de actuar con imparcialidad, no puede tomar partido por un cliente en perjuicio de otro y debe informar sin enjuiciar. Tampoco podemos aconsejar financieramente sobre si es mejor, por ejemplo, un tipo de interés fijo o variable. Cuando me lo preguntan siempre contesto: no tengo una bola de cristal para conocer el futuro”.

De hecho, el notario asegura que la mejor manera de saber si las condiciones de la hipoteca son las mejores posibles y las idóneas para un consumidor es conocer cómo está el mercado.

“Es fundamental comprender el papel que juega cada interviniente del proceso para poder exigir como consumidores a cada uno lo que corresponda. Comparar diferentes ofertas y comprender bien dónde están las diferencias y qué se va a firmar es la mejor garantía para conseguir la mejor hipoteca”, sostiene Juan Villén, responsable de idealista/hipotecas.

No podemos olvidar que estamos en plena guerra bancaria y que el sector está ofreciendo unas condiciones muy competitivas en materia de hipotecas para intentar captar más clientes vía préstamos, por lo que es interesante repasar cómo está el mercado antes de elegir una hipoteca para realizar la que es, seguramente, la inversión más importante en la vida de muchos consumidores.

Según el comparador de idealista/hipotecas, podemos encontrar varias ofertas a tipo de interés variable a 30 años con un diferencial inferior al 1%, mientras que hay alternativas a tipo fijo a un plazo de 25-30 años con un interés de entre el 1,55% y el 1,75%, por debajo de la media histórica del euríbor a 12 meses (que se mueve actualmente en el 1,98%).

Los expertos en la materia insisten en que no existe la hipoteca perfecta, sino que todo depende del tipo de cliente, de su momento vital y su situación económica. Además, las entidades financieras suelen ser flexibles a la hora de negociar las condiciones de los préstamos y de aplicar diferentes bonificaciones para bajar el tipo de interés.

Para que puedas hacerte una idea de si en principio se adapta mejor a tus circunstancias una hipoteca fija o una variable te proponemos rellenar este test para descubrir la respuesta en pocos segundos:

¿Qué porcentaje de la compra necesitas financiar?

¿Qué porcentaje de tus ingresos mensuales vas a destinar a pagar la cuota de la hipoteca?

¿Cuánto crees que va a subir tus ingresos mensuales en los próximos 5 años?

¿Cuánto crees que van a subir tus gastos respecto a tus ingresos en los próximos 5 años?

¿En qué plazo crees que pagarás la totalidad de la hipoteca?

Enviar encuesta
Compara las mejores hipotecas en idealista/hipotecas y resuelve tus dudas con nosotros de manera gratuita.