Información sobre vivienda y economía

La hipoteca es el recibo más caro que domicilian los españoles y el 'crowdfunding', el de los británicos

Autor: Redacción

A los europeos no solo nos separa la cultura o el idioma… También somos completamente diferentes en lo que se refiere a las preferencias de pago y a los tipos de gastos que domiciliamos a través del banco.

Según un estudio elaborado por la 'start-up' británica GoCardless, especializada en la gestión y realización de domiciliaciones bancarias online de forma automática, los hogares franceses registran el importe medio más elevado por concepto domiciliado entre las principales potencias europeas (147 euros), duplicando así el promedio de los hogares alemanes (72 euros). Reino Unido es segundo del ranking (112 euros), seguido de España (109 euros).

Y las diferencias continúan si analizamos cuáles son los gastos más elevados que pagan las familias de estos países a través de la domiciliación bancaria.

En el caso español, el pago de la vivienda, ya sea en propiedad o alquiler, es la partida más importante al representar de media 358 euros, una cifra que supera en casi 100 euros a la que pagan habitualmente los británicos por su hipoteca o renta del alquiler (268 euros) y que duplica a la de los franceses (171 euros). Respecto a los alemanes (137 euros), el pago domiciliado de la vivienda que llevan a cabo los españoles es un 160% más alto.

Los bienes inmuebles no son el único pago en el que España se distancia de sus homólogos europeos. También lidera el gasto en asociaciones, con un importe de 250 euros. En los otros tres países, el gasto por este concepto está entre uno y 30 euros.

En el caso de Reino Unido, el importe más elevado lo ocupan las donaciones a proyectos de ‘crowdfunding’, que suponen unos 325 euros, un concepto que no es representativo ni en España, ni en Francia, ni en Alemania, mientras que el segundo gasto más destacado es el de viajes, con unos 215 euros. La cifra prácticamente cuadruplica el importe doméstico (64 euros).

En el caso galo, los principales gastos son servicios como decoración, jardinería y lavandería, con un importe medio de 241 euros. Se trata de una domiciliación sobre la que no hay datos representativos en España o Alemania y que solo supone 41 euros para las familias británicas. Francia también lidera los gastos en servicios financieros (asesores, gestores…) con 236 euros, mientras que España es el segundo país en este concepto, con 223 euros y Alemania el último, con 53 euros, y está al frente del pago de alimentos (236 euros, frente a los menos de 90 euros del resto) y educación (148 euros, más del doble que en los demás países).

En Alemania, en cambio, el importe domiciliado más elevado lo protagonizan los servicios sanitarios, como consecuencia de que, en dicho país, la afiliación al seguro es obligatoria, siendo la cuota proporcional al sueldo bruto mensual del trabajador. Así, los hogares germanos pagan de media 176 euros por este concepto, mientras que los británicos desembolsan unos 120 euros y los franceses, 86. En el caso español no hay datos representativos al contar con un sistema de salud público.

Tenemos la tasa de devolución más alta

A pesar de que, como asegura Alfonso Sainz de Baranda, Country Manager en España de GoCardless, “domiciliar un recibo resulta fácil, ya que sólo es necesario indicar a quién debemos abonar una determinada cantidad de dinero y elegir cuándo queremos hacerlo”, lo cierto es que nuestro país también lidera las devoluciones de los recibos, ya sea por error o por disconformidad con su importe.

En este sentido, el estudio de la 'start-up' recuerda que España tiene la tasa de devolución de recibos más alta de los países analizados, con un 1,35%, seguida de Alemania, con un 0,84%, y Francia, con un 0,46%. Reino Unido es el país donde menos devoluciones de recibos se producen, con apenas un 0,11%. En cuanto a la tasa de error, España también tiene la más elevada, con un 6,2%. En lado opuesto, vuelve a situarse Reino Unido, con un porcentaje que apenas supera el 2%.