Información sobre vivienda y economía

España, el país de la UE donde más ha subido el gasto en vivienda y luz en la última década

Las familias españolas han tenido que hacer frente a una fuerte subida de los gastos ligados a su vivienda. Tanto es así que no ha habido en toda Europa un incremento más elevado en la última década.

Según los datos de Eurostat, la oficina de estadísticas comunitaria, en 2015 la vivienda representó prácticamente uno de cada cuatro euros que gastaron los hogares, concretamente el 23%. La cifra actual está levemente por debajo de la media de la eurozona y la UE (en ambos casos el promedio supera por la mínima el 24%), de los países nórdicos y de las grandes potencias.

En Dinamarca y Finlandia, por ejemplo, el peso de los gastos vinculados al hogar se acerca al 30%, mientras que en Francia y Suecia ronda el 26%, y en Reino Unido, Bélgica y República Checa el porcentaje se queda alrededor del 25%. Alemania e Italia también nos superan actualmente, al quedarse en el 24% y el 23,8%, respectivamente.

En el otro extremo de la tabla encontramos hasta siete países con un peso inferior al 20% del gasto (entre ellos, Portugal y casi todos los países del Este de Europa) y Malta, donde las facturas relacionadas con la vivienda se comen aproximadamente el 10% del gasto de las familias.

A pesar de que España no sale muy mal parada en el ranking del gasto actual, lo cierto es que la comparativa empeora drásticamente si analizamos cómo ha evolucionado el peso de los gastos del hogar en los últimos 10 años. En este caso, somos líderes indiscutibles de la clasificación de los Veintiocho tras haber experimentado un aumento de 5,6 puntos porcentuales. Y es que en 2005 dichos gastos suponían el 17,4% del total.

El segundo país que ha sufrido el segundo repunte más elevado es Irlanda, que ha registrado un alza de 5 puntos porcentuales y se ha quedado en el 24,6%; seguido de Portugal, donde el peso de los gastos de la vivienda ha crecido 4,5 puntos porcentuales.

En otros países como Italia, Dinamarca, Finlandia o Suecia, la subida ha sido inferior a 4 puntos, mientras que en Francia y Luxemburgo el dato ha repuntado poco más de 2 enteros, en línea con la media de la eurozona, que ha sumado 2,3 puntos.  Pero no todos los países han vivido incrementos en el gasto de la vivienda, algunos como Alemania, Polonia, Suecia, Eslovaquia y Eslovenia han registrado descensos en estos años.

Sube el gasto… y baja la renta

Eurostat recuerda en sus estadísticas que dentro de la partida de vivienda se incluyen los gastos de la hipoteca o la renta del alquiler, así como las facturas de la luz, el agua, el gas y otros combustibles.

Y lo curioso es que en el caso de España el gasto se ha ido incrementado a media que se han ido reduciendo los ingresos medios por hogar.

Según Eurostat, el gasto en vivienda del conjunto de las familias españolas ha pasado de 95.547 millones de euros a 147.519 millones en apenas 10 años o, lo que es lo mismo, se ha disparado un 54,4%. Desde 2008, el primer año de crisis, el repunte del gasto ha sido de 20.000 millones (esto es, de un 15%).

En cambio, los ingresos medios por hogar han ido menguando en ese tiempo. Las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2008 la renta de una familia media se situó en 28.787 euros, mientras que, en 2014 (último dato disponible) la cifra apenas supera los 26.000 euros. Esto significa que los ingresos se han reducido un 9,4%. La caída se amplía hasta el 13,1% si comparamos la cifra actual con la de 2009, cuando los ingresos alcanzaron los 30.000 euros.

Entre las partidas que entran dentro del gasto de la vivienda destaca la electricidad, que ha sufrido un encarecimiento muy pronunciado en los últimos años. Según los datos que maneja la organización de consumidores Facua, entre 2005 y 2015 el recibo de la luz anual se ha encarecido 400 euros para un hogar medio, lo que se traduce en un repunte del 76%.