Información sobre vivienda y economía

Siete consejos prácticos que deberíamos aplicar para conseguir que haya más mujeres en puestos directivos

Gtres
Gtres

La presencia femenina en el mundo de la educación y del trabajo no para de crecer. Más de la mitad de los títulos de licenciatura universitaria los obtienen las mujeres, mientras que su presencia en el mercado laboral se acerca ya a la paridad: hay 8,75 millones de mujeres trabajadoras, lo que representa el 46% del total de asalariados, según el Ministerio de Trabajo.

Sin embargo, su papel en los puestos de responsabilidad no termina de despuntar y son ellas las que, habitualmente, dejan de lado su carrera profesional por ocuparse de la familia. Esto es lo que dicen los datos: las mujeres copan más del 90% de las jornadas reducidas y solo suponen un 19% de los consejos de administración de las empresas y un 11% de los comités ejecutivos, de acuerdo con la consultora McKinsey.

Esta es la realidad que han puesto sobre la mesa varios pesos pesados femeninos del sector inmobiliario en una jornada organizada por Asprima, la asociación de promotores inmobiliarios de Madrid, y en la que han querido sumarse al 8 de marzo, el Día internacional de la mujer trabajadora. 

“Conseguir derechos es una carrera larga y lenta, y creo que es muy importante recordar de dónde venimos. Hasta 1981 una mujer tenía que pedir permiso para trabajar, abrir una cuenta bancaria o sacarse el carnet de conducir. Hemos avanzado mucho y eso que ni siquiera ha pasado una generación. Sin embargo, todavía tienen que cambiar y mejorar muchas cosas”, explica Carolina Roca, directora general del grupo promotor Roca y vicepresidenta de Asprima.

Durante la jornada, las ponentes han resumido varios factores fáciles de aplicar y que, en su opinión, conseguirían impulsar el papel de la mujer en los puestos de responsabilidad de las empresas. Entre ellos están el apoyo de la pareja, la organización en casa, valorarse una misma y apostar por unos horarios y unos lugares de trabajo flexibles. Resumimos cada una de estas propuestas que deberíamos aplicar a título individual, en el mundo de la empresa y como sociedad:

El apoyo de la pareja

Las directivas han recordado la importancia de tener el apoyo de la pareja. “Uno de los pilares debe ser tu pareja, porque más que en el ámbito laboral, creo que el machismo está en casa”, opina Águeda Uña, socia directora de Gestiono.

Para Patricia Barbas, directora general de Grupo Egido, esto se debe aplicar independientemente del sexo. “Debe suceder igual que si es el hombre el que tiene el puesto de responsabilidad. Es fundamental la pareja y facilita mucho las cosas que no haya reproches”, afirma.

La organización en casa

Las directivas recuerdan que un puesto de responsabilidad exige esfuerzo, sacrificio y dedicación, algo complicado cuando tienes tu propia familia. Para ellas, ser madres no ha supuesto un freno a su carrera profesional, aunque reconocen que limita el tiempo que tienen disponible para los hijos.

Hay que privilegiar los momentos y que el tiempo que estés con la familia sea de verdad. Al final es cuestión de organizarse y, aunque no es fácil, sí es posible. Muchas veces nos imaginamos que nos perdemos mucho más de lo que nos perdemos realmente”, sostiene la socia directiva de Gestiono.

Racionalizar horarios

Otra de las reivindicaciones que han realizado es la necesidad de que las empresas apuesten por los horarios flexibles para conciliar la vida profesional con la personal.

“Es importante repensar el tema de los horarios, y no solo para las mujeres. Todos queremos vivir y disfrutar de la vida y para eso la racionalización del horario es fundamental, sobre todo en un país como España donde la jornada acaba de media entre las seis y las ocho de la tarde. Al final esto tiene muchos beneficios: aumenta la productividad de los empleados, y además están más felices, por lo que encima retienes el talento en tu empresa”, explica directora general de Grupo Egido.

Además, como recuerda Rosa Peña, directora general de operaciones de Vía Célere, “hay que ver la conciliación desde un punto de vista amplio, y no solo por ser madres. La maternidad es una elección y van a llegar nuevos modelos de familia, por lo que la conciliación no debe ser algo exclusivo de las mujeres”.

Teletrabajo y vacaciones por horas

Las directivas han hablado de la importancia del teletrabajo, que es “algo que no perjudica ni a la productividad ni a la eficiencia de las empresas”, detalla Peña, que también ha puesto sobre la mesa otra medida que podría servir para impulsar el papel de la mujer en puestos directivos: que las empresas sean flexibles a la hora de conceder vacaciones. “Por ejemplo, permitir que los empleados se cojan vacaciones por horas, lo que te permite hacer recados o papeleos”.

Acabar con los estereotipos profesionales

Otra de las propuestas es poner fin a la idea prefijada que tiene la sociedad respecto a algunas profesiones, sobre todo las que tienen un carácter técnico. “Muchas veces nos cuesta elegir este tipo de carreras y es preocupante porque el futuro va a ser la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, unas ramas donde la mujer está menos presente. Pero es aquí donde va a estar el reconocimiento, los mejores salarios y las mejores pensiones”, señala Peña.

Aprender a ‘venderse’ bien y no ponerse barreras

Las directivas también creen que las mujeres deben aprender a valorarse y no restarse importancia. Aseguran que los hombres, por regla general, ‘venden’ mejor sus logros. “Tenemos que hacer un poco de autocrítica y es obvio que nos falta capacidad para vendernos. En esto claramente estamos por detrás, y tenemos que hacer valernos más, porque valemos más de lo que demostramos”, ha argumentado la vicepresidenta de Asprima.

En general, todas creen que es importante explotar las virtudes laborales de las mujeres, como la prudencia, la autoexigencia, el compromiso, la capacidad analítica o la manera diferente de enfocar un problema y sus soluciones.

Además, Roca opina que los techos de cristal con los que suelen encontrarse las mujeres vienen muchas veces por ellas mismas. “En la mayoría de los casos no nos lo impone nadie”, recalca. En ese sentido, la directora general de Grupo Egido añade que “es importante no seamos nosotras las que nos pongamos las barreras. Creo que es importante no pensar en los obstáculos que pueden llegar, sino buscar soluciones cuando lleguen esos obstáculos, y tenemos que trabajar para que se nos vea, porque si no se nos ve parece que no existimos ni aportamos.

Ayudas públicas a las pymes

Por otro lado, las directivas proponen ayudas públicas para que una baja maternal o paternal (ahora que el Gobierno ha aprobado vía decreto aumentar la baja de forma progresiva hasta equiparla a la maternal) no suponga un coste para las pequeñas empresas.

Para los pequeños negocios y empresas familiares una baja es algo muy duro, porque se acaba convirtiendo un coste y le complica la toma de decisiones, pero es necesario aumentar la natalidad. Por eso es fundamental que la Administración de ayudas para contratar a alguien durante las bajas y no sobrecargar de trabajo al resto del equipo”, concluye la vicepresidenta de Asprima.