Información sobre vivienda y economía

España es el país europeo donde las empresas tardan más tiempo en cobrar sus facturas

Autor: Redacción

Un estudio de Intrum Justitia, empresa especializada en la gestión de crédito, sitúa a nuestro país a la cabeza de los incumplidores en términos de pago a proveedores al superar en 2,6 veces la media europea. También destacamos por ser el país europeo donde los empresarios reciben más presiones para ampliar las condiciones de los plazos y por sufrir problemas de liquidez como consecuencia de los retrasos.

Según el Informe Europeo de Pagos 2015 realizado por la multinacional sueca Intrum Justitia, nuestro país encabeza la lista europea de retrasos en el pago de las facturas.

Mientras el plazo medio de pago en Europa (que engloba el tiempo acordado y el retraso) se sitúa en 28 días, en España la proporción se eleva hasta 73,6, lo que significa que es 2,6 veces más elevada. Además, la cifra doméstica más que duplica el plazo legal de 30 días que estableció hace ya dos años Bruselas en la Directiva contra la Morosidad.

¿Y quiénes son los deudores que más tiempo tardan en pagar las facturas? Tal y como insiste el informe, las administraciones públicas continúan siendo las que más retrasos acumulan, con una media de 105 días, mientras que las empresas reducen esa cifra hasta 69 días y la media de los consumidores merma hasta 45 días.

“La duración media de los plazos acordados de pago en España es demoledoramente superior al resto de Europa. Ya que la mayor parte del tejido empresarial español son pymes y autónomos, las consecuencias de los retrasos en los pagos lastran su supervivencia”, añade.

Para comprobarlo, basta echar un vistazo a las principales consecuencias que tiene para los empresarios no cobrar las facturas en el tiempo acordado. A un 70% le genera problemas de liquidez, mientras que un 55% asegura que también debe soportar costes adicionales e incluso le provoca una caída del beneficio. Más de un 20% también confiesa que le impide contratar nuevos empleados, que lastra su crecimiento y que le obliga a luchar para mantener a flote su negocio.

“En España se recupera la mitad de las cuentas a cobrar que Europa durante los 30 primeros días de gestión, lo que genera tensiones de liquidez y necesidad de financiación externa”, puntualiza la firma.

Estos porcentajes están en línea con los países del sur de Europa (donde se incluyen, además de España, Portugal, Italia y Grecia), aunque se sitúa por encima de los registrados en el resto del continente.

Y es que tanto en los países del centro (Alemania, Francia, Reino Unido…), como en el norte (Noruega, Suecia, Dinamarca…) y en el este (países de la antigua Unión Soviética) los factores anteriores, como mucho, han afectado a uno de cada dos empresarios.

Los empresarios españoles, los más presionados

Otra de las cifras más curiosas del estudio es la que mide si los empresarios europeos sufren algún tipo de coacción para ampliar las condiciones de plazos de pago más de lo que les gustaría. Un parámetro en el que, de nuevo, España se sitúa en la línea de fuego.

Intrum Justitia estima que hasta el 83% de los empresarios españoles sufre presiones, superando con creces la de otros países mediterráneos como Portugal (72%) o Grecia (66%) y, sobre todo, a la registrada por las Alemania (16%), Reino Unido (20%), Dinamarca (28%), Irlanda (38%), Noruega (40%) o Finlandia (62%). La cifra doméstica incluso llega a duplicar la media europea (situada en el 40%).

Las dificultades del cliente, la causa

El informe estima que España registra unas pérdidas por impago que rondan los 37.000 millones de euros y señala que la principal causa de los retrasos es que los clientes (esto es, su deudor) atraviesan por dificultades financieras.

Éste es el detonante, según los empresarios, del 88% de los pagos tardíos, un porcentaje ligeramente superior a la media de los países del sur de Europa, que se encuentra en el 86%, y a los Estados del resto del continente, cuyo promedio se sitúa en el 67%.

Además, en España, Portugal, Italia y Grecia, la segunda causa más destacada por los empresarios es el retraso intencional y representa un 68% del total, mientras que en el centro y el norte supone un 61% y en el este, un 49%.