Información sobre vivienda y economía

Las grandes preocupaciones económicas de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos... y cómo quieren solucionarlas

Los responsables económicos de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos han desvelado algunas de las medidas económicas que incluirán sus programas electorales para los comicios generales. Aunque todos ellos quieren luchar contra el desempleo, mejorar el funcionamiento del mercado laboral e impulsar el crecimiento económico, cada formación propone alternativas muy diferentes para conseguir sus objetivos. Aumentar la competitividad, crear empleo de calidad, mejorar la educación y lograr una recaudación tributaria más eficiente son algunas de las prioridades más destacadas.

PP: “El gran problema es la competitividad”

Para el Partido Popular, una de las prioridades de los próximos años es conseguir que España y sus empresas sean más competitivas para aumentar su peso internacional y atraer el interés de empresas e inversores extranjeros.

“En un mundo global las empresas españolas tienen que seducir fuera y, para eso, necesitan calidad y buen precio. El euro tiene sus reglas y no podemos tener unos costes más elevados que los alemanes porque entonces nos barrerán del mercado”, explica Álvaro Nadal, director de la Oficina Económica del Gobierno.

¿Y cómo puede una economía ser más competitiva? Según Nadal, se necesitan medidas a medio y largo plazo en materia de educación e innovación, y mantener la contención de costes. “Tenemos que controlar los costes y no hacer demagogia con los gastos, solo así seremos más competitivos”, ha explicado.

PSOE: “Necesitamos elevar los ingresos públicos”

Para el principal partido de la oposición, uno de los ejes clave de la política económica de los próximos cuatro años debe girar en torno a elevar los ingresos públicos, para lo que prevé hacer una nueva reforma fiscal.
La formación liderada por Pedro Sánchez cree que el sistema tributario actual no es todo lo eficiente que debería. “Con los impuestos se puede recaudar entre 1,5 y 2 puntos más sobre el PIB”, calcula Manuel de la Rocha-Vázquez, responsable económico del partido socialista. Hablamos, por tanto, de una cifra de entre 15.000 y 20.000 millones de euros.

Para ello, plantea medidas como la lucha contra la evasión fiscal y la prohibición de las amnistías, la eliminación de los ‘paraísos fiscales’ que hay en nuestro país (por ejemplo, en Madrid no se paga el Impuesto sobre Sucesiones), la imposición de impuestos medioambientales o la eliminación de deducciones que existen sobre el Impuesto de Sociedades que pagan las empresas.

Sin embargo, el PSOE promete a los electores no aplicar ningún tipo de subida tributaria. “No vamos a subir ni un solo céntimo los impuestos a la clase media”, ha reconocido de la Rocha.

Ciudadanos: “La educación debe centrar la economía”

La propuesta económica del partido capitaneado por Albert Rivera pasa por reforzar el campo que considera prioritario para que el crecimiento sea sostenible: la educación.

Según ha explicado Luis Garicano, responsable económico de Ciudadanos, “la educación es la gran acción económica y el próximo 7 de julio publicaremos las medidas educativas que llevaremos en el programa electoral”.

En concreto, la formación es partidaria de alcanzar un Pacto Nacional de la educación que abarque todo tipo de niveles formativos (desde primaria hasta universitaria) para evitar que cada autonomía establezca un criterio diferente. “A partir del año que viene va a haber un caos educativo tremendo y esto es lo que debemos evitar”, ha puntualizado.

Entre las medidas que contempla el partido para mejorar la educación también se encuentran elevar el gasto en innovación y reformar las instituciones para lograr que sean más eficaces. “Hemos tenido una crisis de la que estamos saliendo, pero seguimos teniendo problemas estructurales como la baja productividad, algo que debemos erradicar”, ha argumentado Garicano.

Podemos: “La reducción del déficit público no es tan prioritaria como crear empleo de calidad”

La principal propuesta de la formación de Pablo Iglesias en el campo económico es conseguir crear puestos de empleo de calidad, y reducir las desigualdades sociales. Un objetivo que para Podemos es más importante que la corrección del déficit que España ha pactado con Bruselas (este año debe situarse, como máximo, en el 4,2% del PIB) y que se podría conseguir, en su opinión, aumentando la inversión y el gasto público.

Debemos terminar con la austeridad y elevar el gasto público en torno a 25.000 millones de euros anuales durante los próximos cuatro años a través de una política fiscal expansiva. De esta forma se sentarían las bases para desplazar la actividad productiva hacia sectores con valor añadido”, ha resaltado Nacho Álvarez, responsable económico de la formación.

¿Elevar el gasto público o distribuirlo mejor?

Cada partido tiene una visión diferente de qué se debe hacer con el gasto público. Algunas formaciones coinciden en que el dinero recaudado debe redistribuirse, mientras que otras optarían por incrementarlo. Recordemos que, según los datos de Eurostat, en 2014 el gasto público de España se situó en el 43,6% del PIB (en 2012 estaba por encima del 47%), lo que le colocó a la cola de los grandes países europeos.

¿Y qué prevén hacer las formaciones en este sentido? Como decíamos, Podemos quiere incrementar el gasto público en 100.000 millones durante la próxima legislatura (equivalente a un alza del 2,5% anual), mientras que el PSOE apuesta por elevar la cifra hasta el 45% del PIB; esto es, en torno a un punto y medio más que en el año pasado (unos 15.000 millones).

Ciudadanos, en cambio, prefiere destinar más inversión a innovación y menos a infraestructuras, aunque manteniendo los niveles actuales de gasto público. “La política es elegir, no un cuento de hadas”, ha señalado Garicano.

Por último, el PP, lejos de aportar cifras concretas, es consciente de que ha llegado el momento de recortar menos e impulsar más el crecimiento y recuerda que el descenso que se ha producido en el último año ha sido consecuencia de factores como la caída del paro y el abaratamiento de los intereses de la deuda, que han permitido al Estado gastar menos que en ejercicios anteriores.

¿Qué hacer con los impuestos?

Las propuestas impositivas de los partidos también tienen sus diferencias. Por ejemplo, Podemos es partidario de eliminar todas las deducciones sobre el IRPF y el Impuesto de Sociedades, mientras que Ciudadanos promete reducir el IRPF y eliminar los defectos del sistema tributario para conseguir que quien cumpla con Hacienda pague menos.

Para el PP, sin embargo, la clave está en homogeneizar los tributos a través de una mejor y más estable financiación territorial, mientras que el PSOE, como decíamos unas líneas más arriba, es partidario de eliminar las deducciones en el Impuesto de Sociedades (de gobernar, obligaría a las grandes empresas a pagar al menos un 15%), imponer impuestos medioambientales y acabar con los paraísos fiscales dentro del país.

¿Cómo reducir la desigualdad social?

Reducir la desigualdad social es otro de los objetivos que comparten los partidos. Para ello, Podemos sigue acogiéndose a la baza del gasto público, mientras que el PP todavía no ha hecho propuestas concretas.

El PSOE, por su parte, promete subir el Salario Mínimo Interprofesional y crear una renta de reinserción sumada a ciclos formativos para las familias que no tienen ingresos. Ciudadanos, en cambio, cree que la mejor opción es aplicar un complemento salarial para incentivar que los españoles trabajen y no se contenten con recibir ayudas públicas.