Información sobre vivienda y economía

Todavía estás a tiempo de reclamar la devolución del dinero invertido en acciones de Bankia

Autor: Redacción

Artículo escrito por Carmen Giménez, abogado titular de G&G Abogados.

Se ha dicho en muchos lugares que el plazo para reclamar el dinero invertido en acciones Bankia finalizaba el pasado mes de mayo de 2015. No es así. Los perjudicados por haber invertido en acciones de la entidad financiera todavía están a tiempo de solicitar la devolución de los importes que expusieron y con los que, de manera involuntaria, se hicieron partícipes de la insolvencia de la entidad.

Los antecedentes de salida a Bolsa de Bankia con la emisión de acciones, u Oferta Pública de Suscripción de Acciones, datan de junio de 2011, fecha en la que la entidad justifica dicha emisión como una estrategia para “reforzar” los Recursos Propios.

Así se presenta ante sus probables inversores como una entidad sólida y solvente que obtenía ostentosos beneficios anuales, figurando dichos beneficios, de más de 300 millones de euros, para el ejercicio de 2011, en los folletos informativos que entregaba a sus clientes, para conseguir que invirtieran sus ahorros en la compra de acciones Bankia.

Las cuentas presentadas inicialmente por Bankia no se encontraban auditadas, por lo que la entidad tuvo que solicitar la suspensión de la cotización de acciones, accediéndose a dicha suspensión por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

El 25 de mayo de 2012, Bankia presenta unas nuevas cuentas, en esta ocasión auditadas, que dan unas pérdidas de la entidad de 2.979 millones de euros, alegando que los resultados de esas nuevas cuentas es debido a “circunstancias sobrevenidas”. 

En noviembre de 2014, y como consecuencia del procedimiento judicial de carácter penal que se sigue contra Bankia y algunas personas, se emite un informe pericial en el que se indica que existen inexactitudes graves en los estados financieros de las cuentas de Bankia por lo que no se puede hablar de circunstancias sobrevenidas.

A la vista de lo anterior, se dan dos clarísimas situaciones para proceder a reclamar a Bankia las cantidades invertidas como consecuencia de la compra de sus acciones:

1.- El denominado error en el consentimiento de los suscriptores o inversores, en el sentido de que cuando decidieron invertir tenían una visión de la realidad distorsionada o ficticia, puesto que adquirieron las acciones con una información que no era real, sino engañosa: pensaban que estaban invirtiendo en una entidad de acreditada solvencia y con unos ostentosos beneficios, cuando lo que tenía era unas importantísimas pérdidas, resultando ser una sociedad quebrada.

La acción judicial a emprender en este caso es la de nulidad de la compraventa de acciones, con restitución de lo invertido más sus intereses desde la fecha de suscripción de las acciones.
El plazo para esta acción de nulidad es de cuatro años.

2.- Resolución del contrato por incumplimiento en sus obligaciones de información, diligencia y lealtad, por cuanto que, en su folleto informativo, se facilitaban datos que no se correspondían en absoluto con la realidad que tan solo 11 meses después fueron modificados por la propia entidad: pasaron de un beneficio de más de 300 millones de euros a unas pérdidas de cerca de 3.000 millones de euros. El plazo para esta acción es de tres años.

En ambos supuestos ‘la piedra angular’ se encuentra en el día desde el que se ha de comenzar a contar los respectivos plazos, y para los dos hay una única respuesta: su inicio, o ‘dies a quo’ –como se dice en Derecho-, será desde que se conoce por los suscriptores la falsedad, es decir, desde la publicación de las cuentas reales el 25 de mayo de 2012; siendo, las fechas límites, por tanto, para el ejercicio de las acciones, la del 25 de mayo de 2016 y la del 25 de mayo de 2015 respectivamente. 

En una interpretación más amplia, y absolutamente defendible, puesto que se detecta otra situación engañosa por el informe pericial emitido en el procedimiento penal (las cuentas iniciales tienen inexactitudes graves y no se modifican por circunstancias sobrevenidas como afirmaba Bankia), el comienzo del plazo se podría adoptar precisamente desde la emisión de ese informe, noviembre de 2014; por lo que el límite para el ejercicio de las acciones sería noviembre de 2018 y noviembre de 2017, respectivamente.

Dejar constancia que ambas acciones judiciales son compatibles entre sí, que el ejercicio de una no excluye el ejercicio de la otra, y que los Tribunales están dando la razón por la primera de las causas o circunstancias, la de la nulidad, sin entrar a valorar, por tanto, la segunda, la del incumplimiento.