Información sobre vivienda y economía

Moody’s desconfía de la capacidad del próximo Gobierno para sacar adelante más reformas

Autor: Redacción

La agencia de calificación Moody’s ha borrado de golpe la posibilidad de subir la nota de solvencia de España a corto plazo.

El pasado viernes, a cierre de mercado, la agencia de rating decidió mantener estable la calificación de España en ‘Baa2’ por el fuerte crecimiento económico del año pasado, pero redujo la perspectiva de la misma desde positiva a estable, lo que deja entrever que no habrá mejoras de rating al menos en los próximos meses.

Para justificar esta decisión, la firma se centró en las dificultades que tendrá el nuevo Gobierno (sea cual sea su composición y su inclinación política) para llevar a cabo las reformas que necesita la economía española.

En concreto, desconfía de la capacidad del Ejecutivo central para reducir el déficit y la deuda (de hecho, no cree que se lleven a cabo reformas adicionales en el próximo año y medio), e incluso amenaza con una posible rebaja de la nota de solvencia si se produce una marcha atrás en las reformas realizadas hasta la fecha.

"La fragmentada constelación política que ha emergido de las elecciones del 20 de diciembre no conduce a una nueva aceleración de las reformas en España. Independientemente de la composición de futuros gobiernos, hay pocos indicios de que hay acuerdo en el grupo gobernante para continuar con las reformas", ha alertado.

Otro de los argumentos que utiliza Moody’s para argumentar la rebaja de la perspectiva es la poca eficacia que, a su juicio, ha tenido el control de las finanzas regionales por parte del Estado, a quien responsabiliza de que no se hayan cumplido los objetivos fiscales.

Según resume la firma Renta 4 en su informe matinal, "el pasado viernes Moody's optó por mantener el rating de España en Baa2 pero empeorando la perspectiva de positiva a estable. La razón: un freno a las reformas estructurales y su expectativa de que no haya medidas de calado para apoyar el crecimiento económico "con independencia de quién gobierne", en tanto en cuanto el Parlamento está demasiado fragmentado para aprobar medidas. De hecho, amenaza con rebajar el rating si se derogan las reformas ya acometidas y considera que el control de las cuentas públicas, sobre todo de CCAA y el sistema de pensiones evolucionan peor de lo previsto".

Y no es la única agencia de rating que se ha centrado en este tema. Fitch ha recordado recientemente que las comunidades autónomas afrontan este año unos vencimientos de deuda de unos 40.000 millones de euros y que, tras los esfuerzos de austeridad realizados en los últimos tiempos, algunas regiones podrían aumentar el gasto público por encima de lo presupuesto. Un hecho que empeoraría el estado actual de las economías autonómicas.

Ante este escenario, la compañía también mantuvo estable el rating de España en ‘BBB+’. El próximo 1 de abril será Standard&Poor’s la encargada de revisar su nota de solvencia y de tomar la temperatura a las diferentes variables económicas de nuestra economía.