Información sobre vivienda y economía

La construcción de rascacielos, el largo de las faldas y otras teorías surrealistas sobre la bolsa

Autor: Redacción

Los movimientos de los mercados a menudo son imprevisibles y no parecen entender a razones. Sin embargo, la historia nos ha enseñado que hay algunos indicadores de lo más surrealista que ayudan a dibujar cuál es la tendencia de fondo de las bolsas internacionales.

El largo de las faldas, la construcción de los edificios más altos del mundo, el ganador de la Super Bowl, la cantidad de graduados de Harvard que aceptan trabajos ligados a la banca de inversión o la posición de los planetas son algunas de las teorías más curiosas que han ayudado a analistas e inversores a anticipar los giros del mercado. Repasamos en qué consiste cada una de ellas:

1. La construcción de rascacielos

Una de las teorías más sorprendentes es que la construcción de los edificios más altos del mundo ha coincidido con el estallido de las grandes crisis desde principios del siglo XX. Y es que los expertos aseguran que una vez que se terminan de levantar los rascacielos empiezan las turbulencias económicas.

Como muestra, basta repasar este gráfico publicado por The Economist. Según la ilustración, los toques finales del edificio Chrysler y el Empire State coincidieron con el pico de la Gran Depresión, mientras que las Torres Gemelas están ligadas a la crisis del petróleo y las Torres Petronas, a la crisis asiática. La última crisis financiera coincidió con la construcción del edificio Burj Khalifa en Dubái.   

El banco británico Barclays está siguiendo de cerca este índice y asegura que el mundo podría enfrentarse a un nuevo colapso una vez que finalicen las obras de los rascacielos que están preparando países como Arabia Saudí, China, India o Dubái.

2. La altura de la falda

Otro indicador de lo más curioso es el que mira la altura de la falda para pronosticar cómo se comportará el mercado. Esta teoría se basa en afirmar que las faldas cortas son sinónimo de confianza del consumidor y un elevado optimismo, por lo que están vinculadas a unas bolsas alcistas. En cambio, las faldas largas reflejan pesimismo, por lo que anticipan un mercado bajista.  Esta hipótesis nació en los años 20 de manos del economista George Taylor y vivió su mejor ejemplo en el crash del 29.

Lo cierto es que la moda es un buen indicativo del sentimiento de los consumidores. Además del largo de las faldas, los expertos también siguen otros datos como las ventas de corbatas, la altura de los tacones o el color de moda de los pintalabios.

3. Los trabajos de los graduados de Harvard

Otra de las teorías más desconocidas es la que se fija en la cantidad de graduados de Harvard que pasa a formar parte del mundo de la inversión para conocer el atractivo que tienen los empleos de Wall Street.

Este indicador inventado por Roy Soifer revela que si más de un 35% de los graduados en un año acaba trabajando en el mundo de la inversión es una señal bajista. Sin embargo, si menos del 10% de los graduados termina en este sector estaríamos ante un signo de compra a largo plazo. Su certeza se vio a la perfección en años como 1987 o 2000 y en años alcistas como 2013.

4. Los movimientos astrales

Esta hipótesis está menos probada científicamente, aunque ha acertado con el escenario que planteaba antes de esta última crisis. Según publica el diario Cinco Días, la teoría elaborada por el astrólogo Bradley asegura que dependiendo de las posiciones de los planetas el mercado puede dar un giro al alza o a la baja. En 2008, al menos, el modelo avisaba de una nueva tendencia y el parqué estadounidense se desplomó casi un 40% tras un lustro consecutivo en positivo.

Bradley no es el único que ha intentado vincular a los astros con las bolsas. Según el blog Comprar acciones de bolsa, Gann y George Bayer también utilizaban el horóscopo, las matemáticas, la geometría y métodos basados en la luna para predecir los movimientos bursátiles. Incluso hoy en día hay muchos traders en Wall Street que reconocen usar teorías similares en sus operaciones.

5. El ganador de la Super Bowl

Otra de las teorías más surrealistas es la que vincula el comportamiento del mercado con el ganador de la Super Bowl, la final anual del campeonato de fútbol americano que enfrenta al campeón de la Liga Americana (AFL) y la Liga Nacional (NFL). Este indicador dice que si el vencedor del torneo es el de la NFL será un buen año en bolsa, mientras que si pertenece a la AFL será negativo. A pesar de que no hay una relación causa-efecto que lo justifique, esta teoría ha acertado en 40 de los 49 partidos disputados. Desde 2009 se ha cumplido a rajatabla.

6. Enero decide el año

La última teoría surrealista es la que relaciona el cierre de enero de las bolsas con el ejercicio completo que descubrió Yale Hirsch hace más de cuatro décadas. Se basa en afirmar que si el primer mes del año es alcista, hay un 78% de probabilidades de que el año acabe en positivo, mientras que si en enero se imponen los números rojos, hay un 50% de probabilidades de que el cierre anual sea negativo.