Información sobre vivienda y economía

Las socimis europeas viven su particular primavera con Colonial y Merlin a la cabeza

Autor: Redacción

Las grandes socimis europeas están viviendo su particular primavera en las bolsas de mano de los resultados del primer trimestre del año y de los últimos datos macro conocidos en Europa. El índice Stoxx 600 Real Estate que agrupa a las mayores compañías del sector ha recuperado a gran velocidad toda la pérdida acumulada en 2018. Finalizadas las realizaciones de beneficios que empezaron en febrero, el dinero vuelve a entrar con alegría en uno de los sectores estrella de los últimos años.

Desde los mínimos del ejercicio, el índice ha subido alrededor de un 10% y vuelve a los mismos niveles a los que terminó 2017 con un papel estelar de las socimi españolas. Inmobiliaria Colonial es la mejor con unas ganancias cercanas al 20% y Merlín Properties se sitúa en tercer lugar. Entre ellas se ha colado Fabege, una inmobiliaria sueca especializada en desarrollos urbanos y en propiedades comerciales. Junto a la británica Segro forman el cuarteto de compañías que este año suben más de un 10%.

En conjunto, los resultados trimestrales de las compañías han cumplido con las previsiones de los analistas. No ha habido sorpresas negativas en un entorno económico favorable para los grandes gestores de activos patrimonialistas de Europa. Un buen ejemplo son las cuatro grandes socimis españolas, que conjuntamente cuentan con activos valorados en más de 26.000 millones de euros, cuyos beneficios superaron los 150 millones hasta marzo y cuyos ingresos mejoraron un 9%.

La evolución ha sido muy similar en el conjunto de las socimis europeas, que mantienen el apoyo de los inversores. Detrás de la reacción de las últimas semanas hay varios factores. El primero es que los precios de las socimi habían caído hasta niveles que muchos inversores consideraban como muy atractivos ante la evidencia de que la subida de los tipos de interés desde el actual 0% en Europa está ahora más en entredicho que nunca.

El último dato de inflación en la Eurozona no arroja visibilidad alguna sobre subidas futuras del precio del dinero. La tasa interanual se situó en abril en el 1,2%, una décima por debajo del dato de marzo por la menor subida de los precios de los servicios. Además, la economía de la zona euro ha registrado un cierto frenazo en el primer trimestre, con un crecimiento del 0,4% en comparación con el último trimestre del 2017 pero por debajo del alza del 0,7% en el último cuarto del año pasado.  

Por lo tanto, parece claro que cualquier subida de tipos se retrasaría quizá hasta bien entrada la segunda mitad de 2019, por lo que la exigencia de rendimientos más altos a las inversiones en activos inmobiliarios se reduce. Un escenario que está elevando el peso del sector inmobiliario en las carteras de muchos de los grandes inversores con el objetivo de reproducir las grandes plusvalías de los últimos años.

El Stoxx Europe 600 Real Estate sube de manera ininterrumpida desde el año 2011 con avances que excepto en 2016 se han situado en rangos muy elevados entre el 36% y el 53%. Tras las últimas subidas, el índice está en disposición de mantener viva una racha extraordinaria. Frenada la corrección de febrero provocada por la gran caída de Wall Street, las grandes inmobiliarias europeas están en pleno cambio de tendencia.