Información sobre vivienda y economía

La Seguridad Social necesita 2,2 millones de cotizantes más para poder cuadrar sus cuentas

Autor: Redacción

El déficit de la Seguridad Social sigue creciendo y está obligando al Gobierno a tirar de la hucha de las pensiones para poder pagar las extras de verano y Navidad a los pensionistas.

Tras los números rojos que registró el sistema de 2015 (de unos 13.600 millones de euros) y los 8.700 millones de euros que ha tenido que sacar el Ejecutivo recientemente, la hucha se ha quedado con poco más de 25.000 millones de euros, frente a los 68.000 millones que llegó a tener.

Las cifras siguen sin cuadrar, a pesar del aumento del empleo y de las leves subidas que están registrando los salarios. Y es que, para que cuadren, serían necesarios 2,2 millones de cotizantes adicionales y que estos cotizaran la media del sistema: unos 1.783 euros mensuales.

A finales de 2007 España contaba con 19,2 millones de cotizantes para sostener a 8,3 millones de pensiones y presumía de registrar superávit. Con esas cifras alcanzó el mayor de su historia con casi 13.700 millones de euros.

Sin embargo, la crisis provocó un fuerte recorte de los ingresos que estuvo acompañado por un aumento de los gastos. Se perdieron 3,3 millones de cotizantes hasta marcar un mínimo de 16,1 millones de ocupados en 2013, mientras que la Seguridad Social tuvo que hacer frente a un agujero de 27.000 millones de euros.

Desde 2014, no obstante, se han recuperado prácticamente la mitad de los puestos de trabajo perdidos (1,5 millones según el Ministerio de Empleo), aunque el déficit del sistema sigue creciendo y podría superar los 16.000 millones de euros este año según calcula la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef).

Y es que actualmente el gasto está creciendo a ritmos del 3,7%, muy por encima de lo que avanzan los ingresos (repuntan alrededor del 1,3%), como consecuencia del aumento del número de pensionistas y de la cuantía media de las pensiones. Hoy hay un millón de personas más que reciben una pensión que antes de la crisis y las nuevas retribuciones son un 30% más altas.

Para revertir la tendencia, por tanto, sería necesario que otros 2,2 millones de personas se incorporaran al sistema y que cada uno aportara unos 6.055 euros al año vía cuotas. Esta cifra equivale a una base media de cotización de 1.783 euros mensuales sobre la que se aplica una cotización por contingencias comunes (con la que se pagan las pensiones) del 28,3%.

Además, y si tenemos en cuenta que los gastos seguirán repuntando por la llegada de nuevos pensionistas, los expertos recuerdan que además de la creación de empleo también será necesario aumentar los ingresos por otras vías, e incluso reducir gastos. Por ejemplo, se ha planteado financiar las pensiones de viudedad y orfandad a través de impuestos o incluso de una subida de las cotizaciones.

Desde la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) aseguran que los partidos políticos deberían alcanzar un gran pacto nacional en materia de pensiones, mientras que la aseguradora Mapfre cree que el sistema es sostenible... pero no en las condiciones actuales.

El Círculo de Empresarios, por su parte, exige en su último informe que se tomen medidas de forma inmediata para aumentar la natalidad y lograr cambiar la tendencia de la pirámide demográfica en España. Si no se toman medidas a corto plazo, aseguran los empresarios, dentro de una década podríamos encontrarnos con que cada año se jubilarán el doble de personas de las que entrarán al mercado laboral.