Información sobre vivienda y economía

Mapfre: "El sistema de las pensiones es sostenible, pero no en las condiciones actuales"

"Afrontar el envejecimiento ya no puede esperar". Éste es el sencillo y a la vez complejo reto que ha lanzado Antonio Huertas, presidente de Mapfre, a los partidos políticos y al conjunto de la sociedad española. 

El primer espada de la aseguradora ha dejado claro en el marco de unas jornadas celebradas en Santander que la sostenibilidad de las pensiones es uno de los temas más urgentes a tratar y que, cuanto más tiempo tardemos en tomar medidas, mayores serán las consecuencias. 

"Las pensiones públicas sufrirán recortes en el futuro porque, aunque el sistema es sostenible, no lo es en las condiciones actuales", ha asegurado, dando a entender que la pensión media del futuro podría ser sensiblemente inferior a la actual (en abril se situó en 1.038 euros). 

El empresario recuerda que el gasto en pensiones en nuestro país se ha disparado un 60% en la última década y ya suponen prácticamente uno de cada cuatro euros de los Presupuestos Generales del Estado. En los de 2016, al menos, el Gobierno dotó esta partida con casi 135.450 millones de euros, frente a los 91.453 millones de euros presupuestados en 2007. 

El motivo de este 'encarecimiento' es el rápido crecimiento del número de pensionistas. De acuerdo con los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, 9,37 millones de personas cobraron una pensión en abril (un millón más que en 2008) y, de ellas, 5,7 millones fueron por jubilación, frente a las 4,91 millones que existían hace ocho años. 

Por tanto, una de las debilidades de las pensiones radica en que la población española cada vez es más mayor, pero lo peor es que la tendencia sigue apuntando en esa dirección.  Según un estudio de Bank of America-Merrill Lynch, España será en el año 2050 el segundo país del mundo con más mayores de 65 años (solo superado por Japón), que acapararán un tercio de la población total. En definitiva, como reconoce Huerta, "vamos a vivir muchos años como pensionistas".

Y eso no es todo: al problema demográfico se suma que no existe una masa laboral tan fuerte como para soportar el gasto de las pensiones. "Los salarios son bajos y las generaciones jóvenes tienen empleos más intermitentes que las anteriores. Y todo esto al final se traduce en menores cotizaciones", recalca el presidente de Mapfre. 

Las cifras oficiales dejan entrever que existen 2,11 cotizantes por cada pensionista (o 3,59 si nos fijamos solo en los jubilados), una cifra mucho más reducida de la que existía hace unos años. En 2007, por ejemplo, alcanzaba 2,77.

A la vista de todos estos datos, la conclusión es que el coste de mantener las pensiones en las tasas actuales es elevadísimo y que el sistema, según calcula la aseguradora, arrastra un déficit estructural de unos 17.000 millones de euros.

Un complemento privado

Los expertos recuerdan que una de las fórmulas que ayudarían a garantizar el sistema sería la puesta en marcha de un complemento que 'engorde' la retribución mensual, algo similar a lo que hacen otros países europeos como Alemania o Reino Unido. 

"En España cada pensionista cobra en términos generales una única pensión, mientras que en otros países del entorno pueden llegar a tener hasta tres fuentes de renta: la pensión pública, la pensión laboral y el ahorro privado. La mitad de las familias alemanas, por ejemplo, tienen ahorros porque empiezan cuando son jóvenes y, como en España no vamos a crear el el empleo suficiente como para poder pagar las pensiones del futuro, necesitamos un complemento", añade Huertas.

El presidente de la aseguradora asegura que un ahorro diario de entre 4 y 5 euros sería suficiente como para aumentar la pensión mensual en un 25%.

No obstante, y en un momento tan complejo como el actual, la posibilidad de ahorrar es muy escasa. Con los tipos de interés en el 0% y las rentabilidades de los depósitos bancarios o la deuda pública por los suelos, a los hogares se les reducen las opciones de inversión seguras.

A tiempo de solucionarlo

Con todo, y a pesar de que el reto de salvaguardar el sistema de las pensiones es todo un desafío, hay quienes insisten en que aún estamos a tiempo de abordar el problema y encontrar una solución eficaz a largo plazo. 

"El aumento del gasto en pensiones es manejable. Todavía podemos implantar medidas para que acabe teniendo una senda creíble", según José Luis Escrivá, presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF).

Por su parte, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, sigue fiando la mejora de las perspectivas del sistema al crecimiento del PIB y a la mejora del mercado laboral. "Las pensiones están garantizadas por el Estado y los impuestos. Aun así, la clave es que la economía española siga creciendo y continúe creando cada vez más empleo y de mejor calidad", ha sentenciado.