Información sobre vivienda y economía

Las propuestas de los principales partidos para garantizar las pensiones en España

Los principales partidos políticos siguen inmersos en encontrar una solución al problema de las pensiones en España. Con una población que envejece pronto, una esperanza de vida que sigue al alza, una tasa de natalidad baja y una Seguridad Social que arrastran déficit de 18.000 millones de euros, las formaciones parlamentarias que forman el Pacto de Toledo continúan negociando para encontrar una fórmula que garantice unas pensiones públicas suficientes y sostenibles en el tiempo.

Representantes del PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, PDeCAT y PNV han asegurado en unas jornadas sobre pensiones que sus posturas están cada vez más cerca de un acuerdo, aunque no prevén una solución inminente. A pesar de que todos coinciden en defender el sistema público, la necesidad de adecuarlo a los cambios económicos y demográficos y apostar por unas pensiones dignas y suficientes, cada formación tiene sus propias ‘recetas’. Resumimos qué tipo de alternativas defiende cada partido, teniendo en cuenta los escaños que ocupan en el Parlamento:

Partido Popular

El partido del Gobierno defiende que la base para garantizar las pensiones en España es el crecimiento económico y el empleo de calidad, aunque es consciente de que no serán suficientes como para acabar con el déficit de la Seguridad Social. En su opinión, sería importante que subieran los salarios (si los trabajadores cobran más, el sistema ingresará más) y buscar otras vías como por ejemplo el impuesto a las empresas tecnológicas que ha propuesto recientemente el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Se trata de un gravamen que podría ponerse en marcha a escala europea y que consiste en gravar los beneficios brutos de gigantes como Google, Apple o Facebook.

Por otro lado, y a pesar de que está abierto a buscar una nueva vía para revalorizar las pensiones, tiene dudas sobre la efectividad de usar para ello el IPC.

Según José María Barrios, el portavoz del grupo en el Pacto de Toledo, “el partido está abierto a cambiar el famoso Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP), un índice que incluía la reforma que anunció el Ejecutivo en 2013 y que entrará en vigor en 2023. “No tenemos capricho por mantener el índice que hay, pero hay que elegir un criterio que sea fácilmente aplicable. ¿El IPC? ¿Qué pasará cuando la economía entre de nuevo en recesión? ¿Seremos capaces de mantener la revalorización? A lo mejor se podría optar también por usar como referencia los salarios”.

PSOE

La formación tiene una apuesta muy clara: usar el IPC para revalorizar las pensiones y crear impuestos específicos para aumentar los ingresos de la Seguridad Social. Además, apuesta por derogar el Índice de Sostenibilidad.

“El IPC es lo que garantiza transparencia y tranquilidad, que es lo que quiere la ciudadanía. Apostamos por este índice porque es el que mejor garantiza el poder adquisitivo, todo el mundo lo entiende y da confianza. Además, también estaría la opción de, además del IPC, usar para la revalorización otras variables como los salarios o la productividad, aunque para nosotros no es la única solución”, sostiene Mercé Perea, portavoz del grupo socialista.

En materia impositiva, el PSOE aboga por aumentar los ingresos del sistema a través de un impuesto a la banca y a las transacciones financieras, en vez del tributo a las tecnológicas que estudia el Gobierno. Con su propuesta fiscal, el grupo liderado por Pedro Sánchez estima que se pueden recaudar en torno a 1.800 millones de euros.  

Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea

La formación morada, al igual que el PSOE, cree que la clave está en aumentar los ingresos de la Seguridad Social, para lo que propone destapar las pensiones máximas, financiar parte del gasto vía Presupuestos Generales del Estado y crear impuestos específicos, como el tributo a la banca o a las transacciones financieras que proponen los socialistas.

El partido también señala al IPC como la mejor fórmula para revalorizar las pensiones, ya que “los jubilados deben saber cuánto van a cobrar”, opina Aina Vidal, portavoz de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, quien también se muestra a favor de realizar algunos cambios para mejorar el empleo: por ejemplo, subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) o eliminar bonificaciones y tarifas planes ligadas a la creación de empleo.

Ciudadanos

Una de las alternativas que defiende el partido naranja es apostar por el empleo de calidad. Según su portavoz en la Comisión del Pacto de Toledo, Sergio del Campo, “está claro que si no hay carreras laborales dignas no habrá pensiones dignas”. Por eso, cree necesario reducir la temporalidad, invertir más en políticas de empleo, fomentar la natalidad y la conciliación…

También apuesta por diversificar las fuentes de ingresos del sistema y por pagar vía Presupuestos las pensiones no contributivas, como las de viudedad. Otras idea que propone es impulsar la lucha contra el fraude en la Seguridad Social. Sin embargo, el partido rechaza subir los impuestos o crear tributos específicos para la banca, aunque no está en contra del impuesto a las tecnológicas que propone el PP. 

En lo que al IPC se refiere, el grupo naranja cree que sería positivo que fuera el hilo conductor de las futuras revalorizaciones de las pensiones, aunque usando algún complemento. Una alternativa serían las cuentas individuales, una especie de ‘hucha’ que podrían ir haciéndose los trabajadores para conseguir unos ingresos extra en el momento de retirarse del mundo laboral. Por último, propone adelantar en el calendario la obligación de jubilarse a los 67 años (actualmente es una medida progresiva y no será efectiva completamente hasta 2022), una opción que descartan los demás partidos.

PDeCAT

Uno de los principales reclamos del partido es que parte de las pensiones se financien vía Presupuestos Generales del Estado. Además, proponen ampliar el cálculo de la vida laboral (actualmente se tienen en cuenta solo los últimos años, que serán 25 a partir de 2022) o la posibilidad de elegir los mejores años, así como adaptar las pensiones de viudedad y orfandad.

También se muestra a favor de debatir el Régimen de Autónomos (RETA) para adecuar sus pagos a la Seguridad Social a los ingresos  que obtienen, de buscar complementos para aumentar las pensiones más bajas y ligar las pensiones mínimas al Salario Mínimo Interprofesional. En cuanto al uso del IPC como vía de revalorización, el portavoz del grupo, Carles Campuzano, sostiene que “habrá que ver si se usa el indicador tal cual o si se tiene en cuenta el momento del ciclo económico”.

PNV

El partido vasco también aboga por complementar los ingresos de la Seguridad Social y cree que tarde o temprano habrá que tomar medidas para frenar el déficit multimillonario que arrastra, por ejemplo, vía impuestos o a través de los Presupuestos Generales del Estado. También defiende la creación de un plan de empleo especial para que los mayores de 50 años que no trabajan puedan reinsertarse en el mercado laboral, según ha explicado su portavoz Iñigo Barandiaran.

No podemos olvidar que la formación, a cambio de dar el visto bueno a las cuentas públicas de 2018, ha negociado con el Gobierno tres medidas importantes en materia de pensiones: que en 2018 y 2019 se revaloricen vía IPC, que el Índice de Revalorización que tanto critica la oposición -porque conllevará una bajada de las mismas- no entre en vigor hasta 2023 (hasta ahora la fecha límite era enero de 2019) y que se eleve la base reguladora de las pensiones de viudedad.