Información sobre vivienda y economía

Una de cada cuatro empresas cree que bajará el sueldo a toda su plantilla en el próximo año

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El impacto que tendrá en los próximos meses la crisis del coronavirus sigue acumulando informes. Más allá del golpe que supondrá para la economía y el empleo a nivel general, la consultora KPMG cree que en lo que resta de año miles de empresas optarán por congelar e incluso bajar salarios.

Esta es una de las conclusiones del estudio que ha publicado recientemente y al que ha bautizado ‘Remuneraciones y el covid-19’. En él, la consultora asevera que “casi el 60% de las empresas bajarán o congelarán sueldos en los próximos seis meses”, según una encuesta que ha llevado a cabo a empresas de diferentes sectores, muchas de ellas cotizadas.

En base a ello, KMPG sostiene que “para los próximos seis meses, existe una gran incertidumbre y las compañías todavía no saben muy bien qué va a pasar (un 19% afirma que en el momento actual no es posible saberlo). No obstante, un 24% de los encuestados piensa que todas las remuneraciones se van a ver reducidas, desde el Consejo hasta el último empleado”. Otro porcentaje importante (17%) cree que se verán congeladas en todos los niveles, mientras que el 14% prevé que las retribuciones muy probablemente se verán reducidas sólo en algunos niveles.

Por el contrario, continúa la consultora, “tan solo el 4% de las compañías considera que las remuneraciones se verán incrementadas en algunos niveles en los próximos seis a 12 meses (posiblemente aquellas que han visto incrementada su actividad debido a la pandemia) y menos de un 1% opina que aumentará en todos los niveles”. Menos del 10% de las empresas, por su parte, prevé que los salarios no se vean alterados.

Este es el resultado de cada respuesta:

KPMG
KPMG

Entre los principales cambios que se podrían llevar a cabo se encuentran, por ejemplo, cambios en las retribuciones flexibles, en el variable anual o en las retribuiciones variables a largo plazo. En el caso de las comisiones comerciales, la alteración podría ser adecuar los niveles de consecución de objetivos a la realidad, aunque la mayor parte de las empresas descarta su modificación.