Información sobre vivienda y economía

La subida del Impuesto sobre el Patrimonio será para viviendas adquiridas a partir de 2022

Freepik
Freepik

Los contribuyentes que vivan en aquellas comunidades autónomas donde el Impuesto sobre el Patrimonio no esté bonificado pueden preparar el bolsillo para pagar un extra por este tributo. La reforma fiscal aprobada el pasado mes de julio (Ley 11/2021, de 9 de julio) ha establecido un cambio en este impuesto por el que los propietarios pueden verse obligados a tributar más por los inmuebles comprados a partir de enero de 2022, al tener que valorarlos conforme al nuevo Valor de Referencia de Catastro, una valoración calculada mediante precios de transacciones de propiedades. 

Cómo funcionará la nueva valoración de inmuebles de Hacienda

Antes de la entrada en vigor de la Ley contra el fraude fiscal (Ley 11/2021, de 9 de julio) los contribuyentes declaraban en el Impuesto sobre el Patrimonio los inmuebles por el mayor de los siguientes valores: el valor catastral, el comprobado por la Administración a efectos de otros tributos o el precio, contraprestación o valor de la adquisición.

A partir de ahora la nueva valoración de inmuebles conforme al valor de referencia de Catastro afecta al Impuesto sobre el Patrimonio, al ITP y al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, tal y como recuerda José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico. Así, el contribuyente no sólo deberá tributar por dicho valor al comprar, heredar o recibir en donación una vivienda, sino que en el caso del Impuesto sobre el Patrimonio deberá declarar los inmuebles en propiedad conforme al valor determinado o comprobado por la Administración a efectos de otros tributos. Es decir, por el valor de referencia determinado por Catastro, a partir de enero de 2022, para la valoración de inmuebles en el ITP o el ISyD.

En concreto, la nueva ley establece que la obligación del contribuyente es la de valorar los inmuebles por el mayor valor de estos tres: El valor catastral, el determinado o comprobado por la Administración a efectos de otros tributos o el precio, contraprestación o valor de la adquisición.

Parece que es exactamente lo mismo, pero no: la novedad que se introduce es que la Administración tributaria podrá determinar la valoración de los inmuebles mediante el nuevo Valor de Referencia de Catastro al declarar el impuesto. Y que esta valoración deberá trasladarse al Impuesto sobre el Patrimonio.

“Esto perjudicará a aquellos contribuyentes que tengan inmuebles con un valor de adquisición, o catastral, muy bajo. Al añadirse en la comparación el valor oficial de Catastro, se verán obligados a tributar por este último valor. Y ello aumentará la tributación en el Impuesto sobre el Patrimonio. Es posible que algunos contribuyentes se vean obligados a tributar, cuando antes no tenían que hacerlo”, sentencia el abogado de Ático Jurídico.

Este valor de mercado será calculado a partir de precios de transacciones de inmuebles, según información facilitada por Notarios y Registradores. Es decir, la Hacienda autonómica ya no va a hacer visita ni una comprobación in situ del inmueble vendido, heredado o donado para saber si el contribuyente ha tributado por el valor correcto, sino que la base imponible será dicho valor de referencia aprobado por Catastro. Castilla La Mancha desde 2015 ya utiliza este nuevo valor de referencia. 

El impacto del Valor de Referencia de Catastro en el Impuesto sobre Patrimonio

Parece que es exactamente lo mismo, pero no: la novedad que se introduce es que la Administración tributaria podrá determinar la valoración de los inmuebles mediante el nuevo Valor de Referencia de Catastro al declarar el impuesto. Y que esta valoración deberá trasladarse al Impuesto sobre el Patrimonio.

José María Salcedo señala que se trata de un texto legal confuso, que admite interpretaciones. Así, hay quienes consideran que el nuevo valor de referencia tiene efectos retroactivos respecto a los inmuebles que ya están en el patrimonio del contribuyente. En este caso, “hay que tener en cuenta que, hasta ahora, estos inmuebles se venían declarando por su precio de adquisición o por su valor catastral, valores ambos muy reducidos. Por tanto, la introducción del Valor de Referencia como criterio para valorar estos inmuebles podría suponer un incremento considerable en la tributación”, añade el experto fiscal.

Además, esta factura fiscal habría que pagarla anualmente, en cada impuesto que se presente a partir de ahora.

También hay quienes consideran que la modificación afecta sólo a propietarios que hayan comprado inmuebles a partir de enero de 2022, quedando libres de la modificación fiscal los inmuebles adquiridos antes de 2022, con el consiguiente ahorro fiscal.

Fuentes oficiales del Ministerio de Hacienda consultadas por idealista/news confirman que los cambios fiscales sólo afectarán a los inmuebles adquiridos a partir de enero de 2022.

No obstante, “lo deseable sería que fuera la Dirección General de Tributos la que aclarase cómo valorar, en dicho impuesto, los inmuebles adquiridos antes de la entrada en vigor del Valor de Referencia de Catastro. Ello, en aras de dotar a los contribuyentes de una mínima seguridad jurídica, antes de enfrentarse a la próxima declaración del impuesto”, sentencia el socio de Ático Jurídico.

Síguenos también en el canal de idealista/news en Telegram