Información sobre vivienda y economía

Las restricciones laborales que tiene (o no) Belén Romana tras dejar la presidencia de Sareb

la ex presidenta de Sareb, Belén Romana
Autor: @efonseca

En dos años la foto del equipo directivo inicial de Sareb ha cambiado de forma radical. La última salida la ha protagonizado la propia presidenta, Belén Romana, que presentó ayer su renuncia voluntaria ante el consejo de la entidad. Algunos medios apuntan a que el próximo destino de Romana será la banca privada. La ejecutiva podrá hacerlo sin ningún desasosiego dado que Sareb no cuenta con ningún régimen de incompatibilidades.

El mundo económico se sorprendía ayer con el comunicado de Sareb en el que anunciaba la renuncia voluntaria de su presidenta Belén Romana. Aunque los relevos en la cúpula directiva del llamado 'banco malo' han sido una constante durante sus dos años de vida, nada hacía presagiar que su máxima responsable abandonara el barco con tanta premura.

Especialmente porque Romana había impuesto su criterio. No hay que olvidar que muchas de las salidas de los anteriores primeras espadas de Sareb - como la de
Su ex director general, Walter de Luna
-  Estuvieron motivadas por las discrepancias insalvables que mantenían con la ex presidenta sobre el rumbo que debía de tomar la sociedad de gestión de activos tóxicos.

Algunos medios como VozPópuli apuntan a que el próximo asiento que tomará Romana será dentro del negocio de la banca privada. Y podrá hacerlo sin problemas en un breve plazo de tiempo porque no existe ninguna incompatibilidad dentro Sareb que limite los fichajes de su alta dirección.

Código de conducta

A nivel general, los trabajadores de Sareb únicamente deben de cumplir un código de conducta que les afectará mientras mantengan una relación laboral con la empresa. De esta forma, cuando rompen el vínculo profesional con la firma ya no tienen suscribir sus criterios éticos y quedan libres para utilizar como consideren la información que han manejado sobre Sareb y sus activos. No extraña, por tanto, que los inversores que quieren comprar activos de Sareb estén interesados también en su plantilla.

En el caso de los ejecutivos y la alta dirección se ha establecido un periodo de transición durante el cual estos responsables no pueden ejercer. “Es lógico que la mayor parte de los directivos que se van de la entidad, vuelvan a trabajar en el sector inmobiliario. No se puede prohibir para siempre que hagan negocios”, indicaban fuentes de Sareb a idealista News hace meses. Las mismas fuentes recalcaban en que los salarios de sus directivos están limitados y que son sensiblemente inferiores a los que se manejan en la empresa privada.

Algunos de los ex directivos han pasado muy poco tiempo en el paro. Walter de Luna junto con el ex director de la división de activos financieros de Sareb, Luis Moreno, crearon su propio despacho inmobiliario a los cinco meses de abandonar la sociedad. Por si fuera poco, tiempo después los dos ejecutivos aterrizarían en Acciona Inmobiliaria. Otros como Juan Barba, ex director de transacciones, encadenaron contratos laborales. En julio del año pasado se anunció formalmente que sería sustituido a partir de septiembre por Luis Martín-Guirado y en dicho mes ya ejercía como partner y director general del fondo Meridia Capital.

Cláusula de no competitividad

Al mismo tiempo, un portavoz de sareb matizaba que en algunas salidas se puede fijar una cláusula de 'no competitividad' por la que el directivo se compromete a dejar pasar un periodo de tres meses en los que no puede trabajar en una empresa que sea competencia directa de sareb. Pero bajo este supuesto. El afectado dispondrá de una indemnización.

También puede ocurrir que un miembro de la ejecutiva sea contratado por una firma que mantiene negocios con sareb (proveedor, comprador de activos, etc.). En este caso, debe transcurrir un periodo de seis meses para que esa compañía vuelva a establecer relaciones con la sociedad. “Es tiempo suficiente para que la persona que se va de sareb no conozca la carteras que se están gestando”, relataban desde Sareb.