Información sobre vivienda y economía

La fuerte competencia bancaria arrastra a Sareb a unas pérdidas récord

Jaime Echegoyen, presidente de Sareb
Jaime Echegoyen, presidente de Sareb

Sareb encadena un año más en negativo. Cerró 2018 con unas pérdidas de 878 millones de euros, lo que supone un 55% más que hace un año y una cifra récord desde que comenzara a funcionar en 2013. La sociedad asegura que este resultado se debe a la fuerte competencia en la venta de carteras de deuda inmobiliaria por parte de las entidades financieras y los elevados descuentos de hasta el 70% que se aplican para comprarlas.

En 2018 registró un mayor volumen de pérdidas que en sus dos primeros años de actividad y prevé que los números rojos en 2019 sean similares a 2018. De hecho, su presidente, Jaime Echegoyen, considera que esta sociedad tiene muy complicado ganar dinero. "Trabajamos para ganar dinero, pero es muy difícil que generemos beneficios", ha asegurado:

Los ingresos de la entidad también han sido menores que en 2017. En concreto, un 5% menos hasta los 3.650 millones de euros. Y es que los gastos operativos también han sido mayores: 697 millones, un 2% superiores al año anterior, debido a la inversión destinada a la gestión y comercialización de los activos (204 millones), al pago de tributos, como IBI o IVA (217 millones) y a los costes de comunidades de vecinos y mantenimiento de los inmuebles (135 millones).

Y los gastos financieros ascendieron a 658 millones de euros, un 22% más. Recordamos que Sareb sigue contando con 21.936 millones de euros en préstamos avalados con activos inmobiliarios. Jaime Echegoyen ha asegurado que para reducir costes financieros van a rediseñar los contratos que tienen actualmente con los servicers (Haya Real Estate, Altamira, Solvia y Servihabitat), de tal manera que quieren buscar servicers más especializados, como, por ejemplo, firmas que gestionen muy bien el mantenimiento de los inmuebles y se encarguen de los gastos de las comunidades de propietarios” ha añadido.

Ante estos resultados y según señala Echegoyen, Sareb va a dejar de vender carteras de deuda inmobiliaria y va a centrarse en hacer líquido su portfolio de préstamos promotor. Es decir, van a priorizar la conversión de los préstamos en inmuebles porque consideran que son unos activos más líquidos, más fáciles de vender y que les permite beneficiarse del buen momento del ciclo inmobiliario. En 2018 se convirtieron 1.400 millones de euros de préstamo promotor en inmuebles y la sociedad prevé alcanzar los 3.800 millones en 2020.

Para ello, se encargarán de negociar tanto con los promotores morosos (mediante daciones en pago, por ejemplo), como encargándose de la adjudicación de los inmuebles vía judicial. Además, Sareb ha sellado un acuerdo con una promotora inmobiliaria para promover vivienda sobre los suelos que tienen en cartera. Según fuentes financieras, el socio es Aelca y la sociedad contará con hasta 800 millones de euros en suelo.

Pero no todo son datos negativos. El año pasado vendió 21.152 inmuebles, un 12% más que interanual y por estas operaciones obtuvo 1.400 millones de euros en ingresos. Casi dos tercios de estas ventas, un 63%, fueron viviendas, suelo e inmuebles terciarios.

Su socimi Témpore

Actualmente Sareb está gestionando la venta de su socimi Témpore, un vehículo que salió a cotizar con una valoración de 175 millones de euros y que actualmente está valorada en 339 millones de euros. Echegoyen sostiene que, ante esta revalorización de la socimi, han decidido ponerla a la venta, pues la vocación de Sareb es dar salida a todos los activos inmobiliarios que tienen.

Hay tres inversores interesados en comprar la socimi y actualmente se encuentran en la fase de ‘due dilligence’. En principio, las ofertas se presentarán a finales del mes de abril y esperan cerrar la venta en mayo. Echegoyen ha asegurado que no descartan volver a crear más socimis para poner sus activos en valor y posteriormente venderlas, con el objetivo de optimizar los ingresos. 

Etiquetas
Sareb