Información sobre vivienda y economía

Baraka recurrirá contra RIU por los riesgos estructurales de las obras del Edificio España

Vista del Edificio España, en Madrid
Vista del Edificio España, en Madrid

Baraka recurrirá la sentencia que da la razón a Riu Hoteles en relación con la suspensión de las obras del Edificio España que solicitaba el grupo que lidera Trinitario Casanova. El Juzgado de Primera Instancia nº 67 de Madrid considera que Casanova carece de legitimación activa para solicitar la suspensión de las obras al no haber acreditado ser propietario ni titular de ningún derecho real. El responsable de Baraka asegura que “los partidos se ganan cuando el árbitro pital el final y estamos aún en el primer tiempo”.

El origen de esta sentencia comienza en noviembre del año pasado, cuando Baraka solicitó a la justicia madrileña y al Ayuntamiento la paralización de las obras por “el inexplicable criterio en la ejecución de las obras que se están llevando a cabo” y por no respetar, en su opinión, los criterios para reforzar y consolidar la estructura del edificio que exige la normativa actual.

De hecho, Trinitario Casanova asegura que interpuso la demanda, después de que la Dirección facultativa encabezada por Luis Galiano, del estudio de arquitectura RCCyP, abandonara el proyecto por disparidad de pareceres con RIU sobre la forma de ejecutar la remodelación del Edificio España.

RIU, por su parte, aseguró que los trabajos se estaban realizando con todas las garantías y que continuaría con el proyecto para poder inaugurar el nuevo Edificio España en la próxima primavera bajo el nombre 'Hotel Riu Plaza España'.

La primera consecuencia de la demanda de Casanova fue la suspensión temporal de las obras. Pero ahora el juez ha dictaminado a favor de la continuación de las obras por considerar que Baraka no tiene legitimación activa para interponer la demanda, no por considerar que no hay riesgo de fallos en las obras.

Desde la cadena hotelera aseguran que la acción legal promovida por Baraka es “una maniobra injustificada que trataba, sin éxito, entorpecer el normal transcurso de las obras que están teniendo lugar en el proceso de remodelación del Edificio España”. Los planes de la apertura del Hotel Rui Plaza España están fijados para este verano.

RIU Hotels & Resorts valora la posibilidad de interponer una demanda por los daños y perjuicios ocasionados por Baraka con este procedimiento judicial.

Por su parte Casanova asegura que recurrirá ante la Audiencia Provincial por una cuestión especialmente moral. Estima que las obras no están reforzando la estructura del edificio y que sigue habiendo riesgo de derrumbe.  

Lucha por los locales comerciales

Esta no es la primera vez que Casanova lleva a la cadena hotelera a los tribunales. En agosto ya solicitó a la justicia que interviniera al considerar que RIU no estaba respetando el acuerdo que alcanzaron en el proceso de compraventa del edificio. Alegaba que, presuntamente, la cadena hotelera se negaba a escriturar en su nombre el espacio comercial. 

En concreto, la disputa está en los 15.000 m2 de zona comercial que contempla la remodelación del rascacielos madrileño y que tendrá dos accesos desde la calle (esquinas Gran Vía y Princesa). La entrada principal del edificio será del hotel, que ocupará 24 plantas del inmueble (un total de 27 plantas).

El hólding de Casanova afirmaba que, tras comprar el histórico rascacielos al Grupo Wanda en junio de 2017 por 265 millones de euros, llegó a un acuerdo con Riu, al que se lo vendió, que le permitía explotar los 15.000 m2 correspondientes al área comercial. La hotelera, por su parte, desmintió tal afirmación. 

"Lo que Baraka firmó con Riu en el momento de la compra del activo fue un contrato de mandato, no representativo, de venta para la búsqueda de inversores de la zona comercial que no ha cumplido, pese a reiterados requerimientos por parte de Riu. Este acuerdo simplemente daba un periodo para que Baraka buscara inversores para adquirir los 15.000 m2 de la zona comercial, a cambio de la correspondiente comisión. Y ante la resolución del contrato por incumplimiento, ha iniciado de forma directa un proceso de venta con un fondo inversor español", explicaba en verano la cadena mallorquina. 

Esta demanda de Casanova, sin embargo, no prosperó. La pasada semana, la titular del Juzgado de Primera Instancia número 51 de Madrid desestimó el recurso interpuesto por el Grupo Baraka.