Información sobre vivienda y economía

Inmoglaciar aplica un ERE a más del 80% de su plantilla y cierra su oficina de Barcelona

Cerberus adelgazada su estructura en España

Promoción Inmoglaciar
Promoción Inmoglaciar

Cerberus adelgaza su estructura en España. Inmoglacias, promotora controlada por el fondo de inversión, ha anunciado a sus empleados que aplicará un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de un centenar de personas, tal y como han confirmado fuentes internas de la compañía a idealista/news. Además, la promotora prescindirá de algunas de las oficinas satélite que tiene repartidas en España y cerrará la que tiene en Cataluña, ubicada en Barcelona, además de las de Galicia y Andalucía.

Los despidos supondrán un recorte de más del 80% de la plantilla de Inmoglaciar, que actualmente está formada por 122 personas. Estos ajustes se llevarán a cabo con el objetivo de reducir costes y adelantarse a la situación que el mercado residencial español vivirá tras la crisis del coronavirus, según fuentes cercanas al grupo.

Estos recortes impactarán en toda España, centralizando todas sus operaciones en la oficina que tiene en Madrid, en el número 83 del Paseo de la Castellana. Así, la compañía cerrará de manera definitiva su delegación para el noreste de España, ubicada en la Torre Inbisa de L’Hospitalet de Llobregat, en Barcelona, así como sus delegaciones del norte, en A Coruña, y en Sevilla, Andalucía.

Inmoglaciar, que pasó a manos de Cerberus a finales de 2017, cuenta actualmente con 1.400 viviendas en construcción, repartidas en 21 promociones en marcha. Además, tiene otra veintena de proyectos, con unas 1.000 viviendas adicionales, cuyo desarrollo ahora se encuentra a la espera de ser revisado, así como otras 3.000 aún en una fase más inicial.

Planes en ‘stand by’

Así, Cerberus pisa el freno y deja pausados algunos de los planes que tenía en el negocio inmobiliario en España. A finales del pasado año, el fondo estadounidense se encontraba estudiando la compra de una promotora para reforzar su papel en el negocio residencial y ampliar de este modo la capacidad constructora que tiene con Inmoglaciar, una empresa con una estructura pequeña y una cartera de terrenos limitada.

Hasta antes de la crisis del covid-19, el objetivo del fondo era construir 3.000 viviendas al año, para lo que debía apoyarse en Inmoglaciar y en potenciales adquisiciones. Fuentes del sector señalaban como posible pretendiente a Inmobiliaria Espacio, del Grupo Villar Mir, si bien es una operación corporativa que no ha avanzado.