Información sobre vivienda y economía

Patrimonio saca a concurso el alquiler de las instalaciones de la Playa de Madrid por 4,6 millones

El plazo para presentar ofertas se ha ampliado hasta el 30 de septiembre

Patrimonio Nacional
Patrimonio Nacional

Patrimonio Nacional ha sacado a concurso el arrendamiento de las históricas instalaciones deportivas de la Playa de Madrid por un importe mínimo de 4,6 millones de euros y por no más de 25 años de duración. Hasta 2014, el grupo Cantoblanco, perteneciente al empresario Arturo Fernández, gestionó las piscinas, pistas de tenis, restaurante, y otros servicios de este complejo ubicado a la entrada del Pardo, entre la M-30 y la M-40. El licitador tendrá que hacerse cargo además de la rehabilitación y remodelación de la parcela con una inversión mínima de 3 millones.

Las instalaciones de Playa de Madrid están situadas en una parcela de terreno de 184.865 m2 en el Monte del Pardo, donde antes se ubicaba el cuartel de Somontes. Cuenta con siete piscinas, 10 pistas de tenis, pistas de pádel, gimnasio, además de restaurante, terrazas, zona de picnic y otros servicios. Está rodeado por el río Manzanares, la M-30 a la altura de su enlace con la M-40, el Parque Deportivo Puerta de Hierro y el Hipódromo de La Zarzuela.

Tras casi siente años tras su cierre por impagos de la compañía que gestionaba el complejo, Grupo Arturo Cantoblanco, Patrimonio Nacional vuelve a sacar a concurso el alquiler de estas instalaciones por un plazo máximo de 25 años. El plazo para presentar ofertas se ha ampliado hasta el 30 de septiembre. El alquiler del complejo no podrá ser inferior a los 4.621.625 euros, según el pliego de condiciones de la licencia que ha lanzado Patrimonio Nacional.

El licitador tendrá que hacerse cargo además de la inversión en la rehabilitación de las edificaciones que cuenten con algún tipo de protección y en la adecuación de la parcela, con una inversión mínima exigida de tres millones de euros.

Google Maps
Google Maps

Levantado en los años 30 del siglo pasado con el estilo racionalista de Manuel Muñoz Monasterio sufrió los embates de la Guerra Civil. Años después fue remodelado, pero su época de esplendor no llegó hasta los años 70, cuando Telefónica se hizo con su explotación para uso y disfrute de sus empleados. Tras la compañía de telecomunicaciones llegó el turno de Grupo Cantoblanco, dirigida por el empresario Arturo Fernández, cuya aventura acabó en 2014, cuando Patrimonio tuvo que rescindir el contrato ante la deuda de 800.000 euros acumulada por la empresa, y los problemas del empresario madrileno con la justicia.