Información sobre vivienda y economía

La gestora Catella se suma al coliving: invierte 130 millones en 600 casas para mayores en Francia

Autor: Redacción

La gestora sueca Catella ha empezado el año de compras. A través de dos de sus fondos de inversión, ha adquirido en Francia una cartera compuesta por seis edificios de vivienda colectiva para personas mayores. 

El porfolio, que estaba en manos de A Plus Finance, le ha costado 130 millones de euros e incluye 619 apartamentos. Los pìsos suman 30.700 m2 y tienen casi 5.000 m2 de zonas comunes. Los bloques se construyeron entre 2014 y 2017, están ubicados en diferentes zonas del país (Nimes, Poitiers, Saint Cyprien, Concarneau...) y están administrados por dos de los principales operadores galos del sector (Domitys y Les Essentielle). 

Con esta operación, Catella apuesta por una de las fórmulas inmobiliarias que tienen más proyección este año y en ejercicios venideros: el cohousing senior; es decir, soluciones habitacionales específicas para la población mayor que se basa en viviendas individuales con zonas y servicios comunes. 

Y es que el coliving es, según los expertos, una clave para el futuro del real estate internacional, sobre todo si tenemos en cuenta el crecimiento de la población, que gran parte de las personas quieren vivir en las ciudades y que ofrece buenos retornos a los inversores. 

“Al igual que en otros países europeos, Francia se enfrenta a una importante falta de hogares para ancianos y una creciente demanda de alternativas a las residencias tradicionales. La nueva generación de mayores demanda nuevos productos y servicios acordes con su estilo de vida y este modelo da la posibilidad de vivir en tu propio apartamento, pero pudiendo acceder a servicios y cuidados cuando los necesitas y de forma personalizada” afirma Benjamin Rüther, gestor del fondo Catella Wohnen Europa. Este ha sido uno de los fondos a través del que la gestora sueca ha formalizado la compra.

El otro es Catella European Residential, cuya directora, Viktoria Hoffmann, recalca que “la población de personas de 65 años o más crecerá entre 2020 y 2050 hasta alcanzar los 20 millones de adultos mayores franceses. Hay un contraste evidente entre los cambios demográficos y el enfoque de los proyectos inmobiliarios centrados en la construcción de viviendas grandes para hogares de varios miembros, mientras vemos un número cada vez mayor de hogares unipersonales, especialmente entre los mayores. Por eso estamos invirtiendo en viviendas para personas mayores que no necesitan asistencia diaria". 

Para la gestora sueca, este tipo de activos le permite tener un flujo de caja a largo plazo, por lo que está buscando inmuebles similares en otros mercados europeos como España. 

"El mercado español de residencias para mayores es atractivo por su resiliencia a cambios en el ciclo y por el esperado incremento de la demanda, fruto del aumento de la esperanza de vida y de la aparición de producto más adaptado a las nuevas generaciones de mayores. Estamos activos, con propietarios y operadores líderes, en la identificación de producto en operación para mayores no dependientes que pueda ser objeto de operaciones de compra para los fondos residenciales que gestionamos”, sostiene Eduardo Guardiola, director de la filial de Catella en el mercado ibérico.