Información sobre vivienda y economía

Este es el plan de Costa Rica para ser el primer país con cero emisiones de carbono

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El país centroamericano apenas supone un punto en la inmensa huella de carbono que emiten los grandes países del planeta. Pero apuesta por un 99,5% de sus energías procedentes de fuentes renovables (geotermia, hidroeléctrica y solar) y reducir el efecto invernadero con medios de transporte de biocombustible.

Costa Rica es conocida por la grandeza de su naturaleza, una flora y fauna que como bien indica su lema es “Pura Vida”. Pese a que este país en desarrollo no es uno de los grandes culpables del cambio climático que estamos sufriendo, el gobierno se han marcado la meta de no depender de los combustibles fósiles en el año 2050, y convertirse así en el primer país con cero emisiones.

Con apenas 5 millones de habitantes, apuestan por las energías renovables para abastecer el 99,5% de su electricidad en los próximos 25 años, a partir de la engería hidroeléctrica, basada en la abundancia de ríos y lluvias, además de instalaciones de energía geotérmica, eólica y solar. La electricidad supone el 30% de las emisiones de efecto invernadero del país.

Hay que recordar que China, EEUU o India tienen la ‘distinción’ de liderar los gráficos de emisiones. Los 10 principales emisores representan casi el 70% de los gases de efecto invernadero del planeta, que hacen que se caliente más de la cuenta.

Según Climate Action Tracker, un consorcio de investigación independiente, Costa es de los pocos países que aspira a limitar el calentamiento global en 2º C en los próximos años, ni siquiera llegaría a cumplir los acuerdos de París, aunque se acerca.

Lo más complicado para Costa Rica, como para cualquier país, es cambiar el modelo del sector del transporte, de combustibles fósiles a biocombustibles y automóviles eléctricos. Según el proyecto de país, se quieren instalar sendos trenes eléctricos para pasajeros y transporte de mercancías. Por otro lado, los autobuses de gasolina serán reemplazados por biocombustibles. 

Otros países como EEUU, ya empieza a sonar el Green New Deal, una nueva revolución económica basada en energías ‘verdes’.