Información sobre vivienda y economía

Cluster House, el galardonado proyecto de vivienda social en boca de todos

Archilovers
Archilovers
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

La vivienda social es una de las herramientas que con mayor o menor acierto han utilizado los poderes públicos en el desarrollo de sus políticas en materia de vivienda. A pesar de ello de la importancia que para muchas familias han tenido, este tipo de vivienda no ha sido tenido en cuenta entre los grandes profesionales de la arquitectura. Sin embargo, en los últimos años se han producido algunos movimientos con la intención de darle el valor que se merece a este tipo de construcciones, acorde con la importante función social que cumple.

El Premio Europeo de Arquitectura Matilde Baffa Ugo Rivolta, organizado con carácter bianual por la Orden de Arquitectos de Milán, y que en este 2019 vivirá su séptima edición, es uno de los ejemplos más claros de este creciente interés. El objetivo que se marca es claro, y se basa en su “compromiso de difundir los mejores proyectos de vivienda social llevados a cabo en Europa en los últimos cinco años, y refuerza el compromiso de ser un referente internacional para la investigación y el debate, centrando la atención en la calidad. entorno construido en general y la sostenibilidad del proyecto arquitectónico”.

De hecho, todos los profesionales que quieran participar pueden presentar sus candidaturas antes del próximo 30 de septiembre. Los requisitos más importantes son: que se trate de proyectos de vivienda social, creada tanto por iniciativa de operadores públicos como de privados, vinculadas por reglas de asignación, dirigidas a una demanda de vivienda que no es respondida por el mercado libre; y que se hayan, construido y entregado entre enero de 2014 y diciembre de 2018 en el territorio de uno de los Estados miembros de la Unión y Suiza.

El proyecto ganador de 2017: Cluster House

En la edición celebrada en la sexta edición en 2017, el estudio de arquitectura Duplex Architekten fue el ganador, gracias a su proyecto llamado Cluster House (Haus A). Este forma parte de un programa de mayor alcance, el plan maestro urbano del área de Hunziker, en la ciudad de Zúrich. Este plan se compone por 370 pisos, tiendas, restaurantes, talleres y estudios de artistas, guarderías y casas de huéspedes.

El edificio que obtuvo el galardón se caracteriza por combinar la privacidad y la seguridad individual con la cooperación y la vida en comunidad. Esta compleja combinación es uno de los factores que influyó en la decisión del jurado. De tal forma, existen unos pequeños apartamentos de tamaño reducido que se distribuyen y alrededor de zonas comunes. Entre estas áreas comunes se pueden encontrar cocinas y salas de estar que son compartidas por todos los residentes del inmueble.

La cooperativa de viviendas Mehr Als Wohnen es la propietaria del edificio, quien, a su vez, asigna o alquila los diferentes apartamentos a sus inquilinos, a un precio notablemente por debajo del precio del mercado, entre un 10 % y un 30 %. Con estos costes para sus habitantes se lograba uno de los principales objetivos de la entidad, que era garantizar la sostenibilidad económica, gracias a diversos factores. Por un lado, se consiguió rebajar los costes de construcción: “Los costes de construcción del proyecto son ligeramente menos costosos que los edificios comparables debido al tamaño del proyecto, un marco de costos desde el principio y una estrategia sobre construcción rentable”, aseguran. Por otro lado, la ausencia de fines lucro de la cooperativa.

Otro de los objetivos era promover la sostenibilidad social, para lo cual se han desarrollado diferentes prácticas, que abarcan desde las fórmulas de asignación de los espacios, con medidas para favorecer el acceso a personas que se encuentran en situación de riesgo de exclusión social; hasta el desarrollo de prácticas basadas en la economía compartida, el respeto a la diversidad y la participación de los residentes en la toma de decisiones, tanto en el proceso de construcción como en relación con la toma de decisiones que afectan a la comunidad.

El tercero de los objetivos de la cooperativa era que el proyecto se rigiese por parámetros de sostenibilidad ambiental. Además de establecer una serie de amplias zonas verdes, el proyecto se basó en el uso de estrategias para el ahorro ambiental. “construimos edificios de larga duración con materiales sostenibles, tenemos innovaciones técnicas combinadas con sostenibilidad social, como habitaciones compartidas para lavandería o congeladores centrales”. La sostenibilidad se aplica al concepto de movilidad de la zona, a partir de la implementación de un concepto de movilidad estricto que hace que el sitio esté casi libre de automóviles. Y el edificio es capaz de generar casi el 45 % de la energía que consume, a través de la existencia de instalaciones fotovoltaicas en los techos.

Una cooperativa con una larga historia

La cooperativa Mehr Als Wohnen (más que vivir, en alemán) se fundó en 2007, por la unión de cincuenta cooperativas preexistentes, coincidiendo con el centenario de los primeros proyectos de construcción de vivienda sin ánimo de lucro en la ciudad. El primer proyecto lanzado fue, precisamente, el del área de Hunziker, del que forma parte este particular y galardonado edificio, un área que se ubica en la zona de Zúrich, entre el centro antiguo de la ciudad y el aeropuerto, cuyo crecimiento se ha acelerado en los últimos años, por lo que la vivienda asequible se convirtió en una necesidad prioritaria.

Además de los proyectos de construcción como este, Mehr Als Wohnen también se dedica a otras tareas, con una perspectiva social. Entre otras, desarrolla investigaciones sobre innovaciones en materia de vivienda, para tratar de lograr las mejores soluciones habitacionales, con proyectos basados en la sostenibilidad económica, social y medioambiental.