Información sobre vivienda y economía

Francia ofrece una moratoria al pago del alquiler de los locales de las pymes

Macron suspende algunos impuestos y las facturas por la electricidad o el agua

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El jefe del Estado francés ofreció el pasado lunes un discurso a la nación para anunciar medidas drásticas para paliar los efectos económicos de la crisis provocada por el COVID-19. Emmanuel Macron anunció una partida de 300.000 millones de euros para salvar a las empresas y evitar su quiebra. "Ningún negocio quedará en riesgo de quiebra”, aseguró el presidente galo. Con esto, el Estado se hará cargo del pago de los créditos bancarios contraídos por las pequeñas y medianas empresas.

Además, añadió que “se suspenderán las facturas de electricidad, gas y alquiler para las pequeñas y medianas empresas en dificultades”, aseveró Emmanuel Macron. "Para los más pequeños, y mientras dure la situación, aquellos que enfrentan dificultades no tendrán nada que pagar, ni impuestos ni contribuciones a la seguridad social", agregó el presidente.

Francia también ha decretado el confinamiento de la población, y el teletrabajo a todos aquellos trabajadores que puedan hacerlo. Solo se podrán realizar desplazamientos para ir al trabajo, al médico o proveerse de alimentos. “Estamos en guerra”, enfatizó el jefe de Estado galo.

Medidas aplicadas en otros países

Las medidas presentadas en Francia se unen a las ya anunciadas por Italia la semana pasada con un plan dirigido tanto a las familias como a las empresas. Contempla, entre otras cosas, la suspensión temporal de las hipotecas y de algunos impuestos.

En el caso de los préstamos para las familias, las personas con cualquier tipo de renta y que puedan demostrar que se han quedado sin empleo durante al menos 30 días o sufran en ese periodo una reducción importante de su sueldo no pagarán las cuotas de la hipoteca durante un periodo de hasta 18 meses. Una moratoria, que en principio, durará nueve meses.

En el caso de las pymes, se produce una paralización en el pago de impuestos, así como una moratoria fiscal y de cotización para los autónomos. Además, se prevén ayudas directas a los sectores más afectados, entre ellos el transporte, la logística y el tráfico aéreo, así como complementos salariales para las empresas de hasta cinco empleados.

En Reino Unido, donde no se ha decretado confinamiento a la población, el Gobierno de Boris Johnson anunció dentro de los Presupuestos para 2020 unos estímulos de 30.000 millones de libras, unos 34.300 millones de euros, para contener el impacto del coronavirus. Además, eleva el gastó público en unos 18.000 millones de libras, más de 20.500 millones de euros.

A falta de anunciar ayudas a las familias, dotará de 2.200 millones de libras, más de 2.500 millones de euros, a las autoridades locales para dar subvenciones a las pymes, y un esquema de garantía de créditos que cubrirá el 80% de los préstamos a las empresas, hasta un máximo acumulado de 1.141 millones de euros.

Fuera de Europa, el primer ministro de Canadá Justin Trudeau avanzó que "entendemos que hay muchas personas extremadamente preocupadas por su capacidad para alimentar a sus familias, pagar sus alquileres y sus casas, especialmente para aquellos que tienen trabajos temporales y no tienen seguro de empleo. Nos enfocaremos en asegurar que los canadienses que se quedan en casa del trabajo tengan suficiente dinero para comprar alimentos y pagar su alquiler”. Los mercados de arrendamiento en Toronto y Vancouver son los más tensionados del país.

Canadá ya ha adelantado un paquete de estímulo económico de 10.000 millones de dóalres canadienses para ayudar a apoyar a las empresas del país, y otros 1.000 millones contener y combatir la pandemia.