Información sobre vivienda y economía

La confianza económica mejora en Europa, pero no en España donde ha empeorado

Nadia Calviño, ministra de Economía / Gtres
Nadia Calviño, ministra de Economía / Gtres
Autor: Redacción

La confianza sobre la economía en la zona euro y en la Unión Europea ha mejorado en agosto hasta un 60% con respecto el confinamiento de los meses de marzo y abril, según el indicador de sentimiento económico (ESI), elaborado por la Comisión Europea. En cambio, España es el único país donde lejos de mejorar la confianza en la economía, ha empeorado.

En el caso de España, el ESI se ha situado en agosto en 88,1 puntos, frente a los 90,6 del mes anterior, con lo que se pone fin a tres subidas mensuales consecutivas tras el desplome observado entre marzo y abril, cuando el dato de confianza económica llegó a caer hasta los 73,3 puntos. En la zona euro, el indicador ha mejorado a 87,7 puntos desde los 82,4 de julio, mientras que en la UE ha subido a 86,9 desde 81,9 enteros.

En agosto el pesimismo sobre la economía en nuestro país se ha notado en todos los sectores, menos en la industria, cuyo indicador ha mejorado ligeramente hasta los -11,8 puntos. En cambio, la confianza del sector servicios ha caído hasta los-38,3 puntos, mientras que entre los consumidores la confianza ha bajado a -28,7 puntos y en el comercio minorista hasta -27,8. Por su parte, en la construcción ha caído a -26,4 puntos.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estima que la economía española caerá este año un 14,4%, el mayor desplome de los países industrializados, aunque muy similar al 14,1% previsto para Francia y el 14% para Italia. En el escenario menos dramático y sin rebrote fuerte a la vuelta del verano, el PIB español podría caer un 11,1% en 2020 y recuperará sólo un 7,5% en 2021. Pero en el más problemático, se desplomará el citado 14,4% para recuperar en 2020 apenas un 5%.

La OCDE asegura que el problema que tiene España es que su PIB se fundamenta en sectores muy afectados como el turismo y la hostelería, por lo que son vulnerables a crisis económicas.