Información sobre vivienda y economía

Tres razones por las que el gigante Merlin no venderá (de momento) Torre Glòries de Barcelona

Fuente: Mibarcelona
Fuente: Mibarcelona

El sector inmobiliario se ha despertado con una noticia cuyos protagonistas son dos actores empresariales importantes, uno para la economía española y otro para la mundial. El magnate estadounidense Warren Buffett mostraba, según fuentes del sector, su intención de adquirir la Torre Agbar de Merlin Properties por 150 millones de euros. La socimi, que ha explicado a idealista/news que “no tiene intención de deshacerse de este activo de momento”, tiene tres grandes razones para querer conservar el inmueble en su cartera: su estrategia, el precio y, por último, la ley.

1. La estrategia

Una de las claves que llevaban a pensar que esta operación era, cuando menos, curiosa y poco convencional era la estrategia de Merlin con sus activos y, en concreto, un activo trofeo como es el caso de Torre Glòries. Si bien es de sobra conocido en el mercado que Merlin ha iniciado un proceso de rotación de activos, este inmueble ubicado en el distrito del 22@ de Barcelona lleva en la cartera de la socimi apenas dos años y es ahora cuando acaba de arrancar y empezar a dar rentabilidad a la empresa presidida por Ismael Clemente.

Después de que la EMA (European Medicine Agency) descartara el activo para instalar su sede en Europa, la compañía llevó a cabo una estrategia multinquilino para el edificio. Así, Merlin ha conseguido atraer a gigantes tecnológicos a su activo en los últimos meses como Facebook, Dynatrace u Oracle, que ha ubicado en estas instalaciones a parte del equipo de Netsuite, la empresa de servicios en la nube que adquirió hace dos años. Además, recientemente ha sellado el alquiler de dos plantas más para su coworking Loom House, tal y como adelantó idealista/news, colgando el cartel de completo a falta del alquiler de dos plantas que quedan disponibles.

El edificio cuenta con una superficie bruta de casi 38.000 m2, distribuidos en 34 plantas, y es uno de los activos estrella de la socimi más valiosa del mercado doméstico. 

2. El precio

Las fuentes del sector que señalaron la posible compra de Warren Buffett de este edificio, que ya forma parte del ‘skyline’ de Barcelona, aseguraban que la oferta que estaba encima de la mesa eran 150 millones de euros. Pero, según han explicado profesionales del sector inmobiliario a idealista/news, “la valoración del inmueble en el mercado es muy superior a esa supuesta oferta”.

La socimi se hizo con el activo por 142 millones de euros a principios de 2017. Tras la compra, invirtió hasta 20 millones de euros más en la remodelación de la torre, unos trabajos que se prolongaron hasta 2018. “Vender ahora la torre por menos de 200 millones de euros no tendría ningún sentido”, sostienen las mismas fuentes.

3. La ley que regula las socimis

Otros de los aspectos a tener en cuenta es la venta del activo antes de que se cumplan tres años desde su adquisición, la condición que establece la Agencia Tributaria para que queden libres de impuestos. “Los activos de una socimi, mientras están en ella, están exentos de tributación. Si se venden transcurridos los tres años están dentro de la exención”, explican desde la empresa especializada en valoración Gesvalt. “Si se venden antes, pierden esta ventaja y la plusvalía es gravada al tipo correspondiente”, añaden.

De todos modos, no quiere decir que la ley obligue a las socimis a tener “cautivos” sus activos. “Lo anterior expuesto no implica que no puedan venderse los activos antes de los tres años, solo que pierden esta ventaja”, aclaran desde Gesvalt.