Información sobre vivienda y economía

'El país' dice so y 'el mundo' dice arre

diferentes visiones del sector inmobiliario
Autor: Redacción

Esta semana se ha dado un curioso fenómeno en los los suplementos inmobiliarios de los dos principales periódicos españoles. Mientras 'el mundo' destacaba un artículo titulado "comprar una vivienda en plena crisis sigue siendo una buena inversión", en el que se comentaba que en el mercado existían muchas oportunidades, los lectores del diario 'el país' se encontraban en su kiosco otro titulado "la vivienda sí que pierde valor" en el que se enfríaban los ánimos inversores

Así, el suplemento "su vivienda" del diario 'el mundo' aboga por "comprar una casa ahora como inversión a largo plazo o para ponerla en alquiler" pese a que señala que es probable que los precios sigan cayendo en los próximos meses. Para llegar a esa conclusión, el diario consultado a numerosos expertos inmobiliarios, como Gonzalo Bernardos, economista de la Universidad de Barcelona, Luis Corral, consejero delegado de Foro Consultores y José Manuel Sánchez, director de Análisis de Knight Frank, entre otros

Los expertos consultados por el diario señalan que hay auténticos chollos en el mercado y que se pueden encontrar un piso "BBB" (Bueno, bonito y barato). Uno de los expertos consultados, gonzalo bernardos, señala que la rentabilidad por alquilar un inmueble ronda actualmente el 5%, frente al 1,5% que ofrece de media cualquier producto bancario

'El país' mete miedo

Por su parte, el suplemento "propiedades" de el país recuerda que "La vivienda sí que pierde valor" y que "Resulta sorprendente que en cualquier boom inmobiliario se ignoren principios básicos de Economía y se imponga la creencia popular de que "la vivienda nunca cae de precio". En un artículo que no invitaba a tomar posiciones en el sector inmobiliario, el diario repasaba las razones y fundamentos sobre cómo se creó la burbuja inmobiliaria

Además, señala como en momentos como los actuales, la compra apalancada (con hipoteca) de una casa supone además un peligro añadido, que transforma "la inversión del pequeño ahorrador en deudas"