Información sobre vivienda y economía

Las tasadoras alertan de que el suelo de la banca se devaluará más a partir de julio

las tasadoras alertan de que el suelo de la banca se devaluará más a partir de julio
Autor: Redacción

Los promotores inmobiliarios y las empresas tasadoras alertan de la situación en la que puede derivar el mercado inmobiliario si no se retoca la actual ley de suelo. A partir de julio todos los suelos urbanizables que no hayan sido desarrollados (ahora la mayoría en poder de la banca) perderán buena parte de su valor al aplicarle el nuevo reglamento de valoraciones que desarrolla la norma

El objetivo de esta ley del suelo es evitar considerar expectativas urbanísticas aquellas que no están plenamente realizadas

La ley del suelo de 2007 imponía la desaparición del suelo urbanizable y permitía sólo dos categorías posibles, el suelo urbanizado y el suelo rural. Para que el suelo fuera clasificado como urbanizado los promotores debían comenzar en un máximo de tres años a construir en sus suelos urbanizables que contaran con un plan de ordenación urbanística. Sin embargo, ante la fuerte crisis inmobiliaria y la parálisis del sector inmobiliario muchas empresas tanto promotoras como bancos cuentan con terrenos sin urbanizar

Para evitar que las empresas se anotaran elevadas pérdidas de hasta el 90% que podrían llevarlas a la quiebra Elena salgado introdujo una prórroga que evitaba que el suelo urbanizable empezase a cotizar a precio de rústico. Así, el real decreto ley 6/2010, del 9 de abril, modificó el artículo 2 de la disposición transitoria tercera de la ley del suelo, con lo que se retrasaba la valoración hasta el 31 de diciembre de 2011

Después de las dos prórrogas, el nuevo plazo cumple el próximo 30 de junio, por lo que a partir de julio todos los solares clasificados como urbanizables según la anterior ley que no hayan sido desarrollados tienen un riesgo cierto de expropiación y buena parte de ellos pertenecen a la banca. Por ejemplo, un suelo urbanizable en la localidad de camas, en Sevilla, que no ha cumplido los palazos en los tres años puede expropiarse por 273.427 euros, mientras que antes podría llegar a valorarse a efectos expropiatorios en más de 4,26 millones de euros. Para los tasadores el valor más bajo que se le puede dar a los suelos urbanizables es el valor de expropiación, ya que existirá una posibilidad cierta de que sea adquirido por alguna administración

El sector espera que el gobierno apruebe otra prórroga o que cambie la ley por completo. Si no, bancos y cajas, los principales afectados, tendrán que provisionar aún más dinero por la abultada depreciación de sus suelos

Noticias relacionadas:

El gobierno evita un boquete en los balances de bancos y promotoras por culpa del suelo

El suelo urbanizable: un gato sin cascabel