Información sobre vivienda y economía

Las 10 herramientas con las que un casero puede blindarse de un impago

Autor: Redacción

Los propietarios de viviendas recurren constantemente al miedo y al riesgo de impago para no poner en alquiler su vivienda. No obstante, cuentan con varias armas con las que blindarse de ese impago que van desde la fianza a los contratos de alquiler duros pasando por los seguos de impago o la garantía de cobro de rentas

No es una guerra, pero el cierto que el mercado ofrece al casero armas de protección contra imprevistos en el alquiler de la casa. Las 10 más importantes para no sufrir las consecuencias de un moroso son:

1) fianza: el casero puede pedir una mensualidad (algunos solicitan más) por adelantado y que se devuelve cuando los inquilinos abandonan la vivienda y comprobado que el mantenimiento de la casa ha sido correcto

2) fianzas en organismos públicos: algunas comunidades dan la oportunidad que las fianzas se depositen en "zona neutral" como son organismos públicos como el ivima de Madrid

3) Aval bancario: se solicita al inquilino que haga un aval por determinada cantidad de dinero que quedará congelada a nombre del propietario, pero a la que puede recurrir el casero en caso de impago. Conlleva gastos

4) Depósito: alternativa al aval. Sirve para que el arrendador tenga un colchón en caso de impago

5) alquiler a través de organismo público: la vivienda se alquila por un organismo que ejerce de árbitro. El casero suele obtener menos ingresos, pero gana en seguridad

6) Análisis de riesgo: el casero puede encargar un documento a una asesoría jurídica que analice la probabilidad de impago de un inquilino

7) Garantía de cobro de rentas: algunas empresas aseguran el cobro de las mensualidades a cambio de una comisión. Previamente hacen un estudio de viabilidad

8) Seguro de impago: asegura el cobro de rentas impagadas, la cobertura de posibles daños en la vivienda y otros servicios que pueda necesitar el casero. Supone un desembolso mayor

9) Arbitraje: someter el alquiler al arbitraje es una forma rápida de solucionar conflictos entre inquilinos y caseros

10) Blindar el contrato de alquiler: dentro de la ley, el casero puede imponer claúsulas duras que le permitan dormir más tranquilo